11 de julio de 2018
11.07.2018
Benidorm

El InTempo cuelga el cartel de «se vende»

Los nuevos promotores del mayor rascacielos de Benidorm empiezan a comercializar las 269 viviendas cuatro años después de su paralización

10.07.2018 | 23:58
El InTempo cuelga el cartel de «se vende»

SVP Global prevé acabar las obras en 2019, con un proyecto modificado con servicios «premium» a los compradores.

Los nuevos promotores del edificio InTempo de Benidorm, el rascacielos residencial más alto de España, han comenzado a escribir una nueva página en la ya larga y ruinosa historia de esta emblemática torre. Una historia que, en esta ocasión, amaga con tener por fin un final feliz. El fondo estadounidense SVP Global, propietario de las dos torres tras adquirir el pasado otoño la deuda que pesaba sobre ellas a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) por más de 60 millones de euros, ha iniciado el proceso de comercialización de sus 269 viviendas, cuyas obras quedaron totalmente paralizadas hace cuatro años y que, una vez obtenidas de nuevo todas las licencias, prevén tener finalizadas en un plazo aproximado de un año.

Fuentes de este grupo inversor explicaron ayer que el primer lanzamiento de apartamentos se va a llevar a cabo a través de una campaña publicitaria y de un website informativo. El segundo paso, que se completará en breve, consistirá en un extenso análisis de mercado que identifique a los «potenciales compradores nacionales e internacionales que están buscando experiencias de alto nivel basadas en sólidos criterios de inversión como InTempo». O, dicho en otras palabras, clientes dispuestos a gastar un buen puñado de euros para tener un apartamento en una de las torres más emblemáticas y conocidas de la costa mediterránea.

El precio, aún una incógnita

Aunque desde la empresa no han avanzado todavía el precio de salida que tendrán estas viviendas, todo apunta a que las mismas superarán con creces el precio medio de mercado en Benidorm. No en vano, un informe elaborado hace tres años por la administradora concursal de Olga Urbana, la constructora que ideó y empezó a levantar las torres, llegó a tasar en 1,6 millones de euros el valor de las dos viviendas más caras, dos pisos de 622 metros cuadrados ubicados en las plantas 45 y 46. La misma tasación apuntaba que los pisos más baratos, de 90 metros cuadrados y situados en la primera planta del rascacielos, podrían alcanzar un valor en el mercado de 190.990,8 euros. De modo que, teniendo en cuenta los cambios en el mercado inmobiliario y la recuperación que el sector ha vivido desde que se redactó aquel informe para aportar al concurso de acreedores, los precios definitivos de comercialización por parte de SVP Global y su socio local, la gestora valenciana Net de Gerrers, podrían incluso elevarse.

Segmento de lujo

Fuentes de la promotora explicaron ayer que el inicio de la comercialización se produce después de que el InTempo haya obtenido de nuevo todas las licencias necesarias para terminar las obras del edificio, que actualmente se encuentra ejecutado al 93%. Las mismas fuentes ya explicaron en su día la introducción de algunas modificaciones sobre el proyecto inicial para reforzar más aún el complejo como «un nuevo concepto de viviendas residenciales de lujo».

De hecho, entre los cambios que se van incorporar en el edificio destacan novedades como «consejería y modernos servicios lifestyle como gestión de las viviendas y alquiler a nivel internacional con las mayores comodidades y servicios (lounge&bar, spa, beach club)» en las plantas más altas, explicaron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine