14 de junio de 2018
14.06.2018

La Marina Baixa beberá sin restricciones hasta 2019

Un informe del Consorcio comarcal garantiza que Benidorm y el resto de municipios consorciados tienen recursos suficientes aunque no llueva

13.06.2018 | 22:54
Un ciudadano toma una foto del embalse del Amadorio en una imagen reciente.

El ente vuelve a poner sobre la mesa la falta de capacidad para almacenar más caudales.

Los recursos hídricos acumulados en los dos embalses y en los acuíferos naturales de la Marina Baixa van a permitir a esta comarca tener garantizado el suministro de agua, al menos, hasta mediados del próximo año. Así se recoge en un informe elaborado por el Consorcio de Aguas de la Marina Baixa, que ayer se reunió en Benidorm para celebrar su junta general ordinaria, y donde se abordó la situación actual en la que nos encontramos.

El informe, al cuyos datos tuvo ayer acceso este diario, indica que el abastecimiento para este año está «garantizado», aunque alerta de que «se han empezado a realizar acciones similares a épocas de sequía» porque, al parecer, distintos indicadores apuntan a que se estaría entrando en «un período seco». De hecho, el documento señala que desde abril de 2017 a mayo de 2018 la lluvia ha sido solo de 264 litros por metro cuadrado frente a los 600 que se recogen de media en un año normal, lo que constata que en lo que llevamos de año «las lluvias han sido escasas en la comarca».

Y lo que es peor. La falta de precipitaciones reseñada en el informe contrasta con el mantenimiento de los caudales ecológicos impuestos por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) en el Algar y el Amadorio, así como el agua que se ha estado vertiendo al mar como consecuencia de las cotas de resguardo fijadas por este mismo organismo. «Sin esos resguardos máximos en Guadalest y Amadorio, ahora tendríamos 5 hectómetros cúbicos más de agua almacenada», recogen los técnicos del Consorcio.

De ahí que, una vez más, los siete municipios que forman parte del ente, junto a la Diputación y la CHJ, insistan en alertar de la escasa capacidad de la comarca para poder almacenar más recursos. Según los datos aportados por este organismo, a finales de la pasada semana, el embalse de Guadalest estaba al 50,45% de su capacidad y el del Amadorio, al 36,39. O, en otras palabras, entre los dos se estarían almacenando del orden de 13 hectómetros cúbicos. Por ello, una de las obras que consideran prioritarias es la construcción de una nueva balsa de 2 hectómetros cúbicos en la zona de La Vila, así como el recrecido de la presa de Guadalest y el vaciado del embalse Amadorio.

«Una buena noticia»

Al margen de estas reivindicaciones, a la que también se suma la renovación de toda la conducción Fenollar-Amadorio, los técnicos de este organismo consideran que lo que ocurra el próximo otoño en cuanto a precipitaciones «marcará la necesidad o no de aportes exteriores para 2019». A pesar de ello, el edil de Agua de Benidorm, José Ramón González de Zárate, destacó en que hasta mediados de 2019 «hay agua garantizada, lo que quiere decir que va a ser un verano tranquilo. Y eso siempre es una buena noticia para vecinos y turistas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook