12 de junio de 2018
12.06.2018
Benidorm

Las obras de Mediterráneo sufren otro retraso por el bloqueo de la oposición

Los votos de PSOE, Ciudadanos, Liberales y Compromís fuerzan la retirada del punto que iba a aprobar los pliegos

12.06.2018 | 00:02
La plaza Triangular de Benidorm, desde donde arranca la avenida del Mediterráneo.

Unos pliegos de condiciones para poder licitar la obra de remodelación de la avenida del Mediterráneo de Benidorm que tendrán que esperar aún unos días para ver la luz. La oposición forzó ayer la retirada del orden del día del pleno extraordinario del punto en el que se iba a aprobar este documento. La razón: las «dudas» surgidas sobre cómo se va a financiar el proyecto y si se podía seguir adelante sin contar con la consignación en el presupuesto.

Así que los pliegos tendrán que esperar hasta que puedan ir a otro pleno mientras los tiempos siguen corriendo y podrían afectar a los plazos. La consecuencia sería que en lugar de una temporada estival, el proyecto se alargara dos; o en el mejor de los casos, que sólo afectara a un verano pero que en lugar de convivir los vecinos con los trabajos, aún se estuviera realizando tareas en el subsuelo, lo que sería más molesto.

PSOE, Liberales, Ciudadanos (Cs) y Compromís solicitaron al principio del debate del punto que se retirase por las dudas que les habían surgido a estos grupos sobre cómo se va a financiar este proyecto valorado en 9,5 millones de euros (sin IVA). Como ya publicó este diario, la obra contempla la renovación de toda la parte visible de la avenida pero también del subsuelo desde la calle Puente hasta la avenida de Europa.

En concreto, el Ayuntamiento tiene previsto financiar con fondos propios el 25% del total, es decir, 2,8 millones; el resto, el 75%, está previsto que se asuma con el Fondo de Renovación de la concesionaria del agua Hidraqua.

Ante las dudas de los grupos de la oposición, el pleno se paró sobre las 10.30 horas para retomarse a las 12.45 para elaborar un nuevo informe de Secretaría sobre estas cuestiones que finalmente se ha añadido a la decena con los que ya contaba el expediente.

A la vuelta, ante las preguntas de nuevo de la oposición sobre si era posible aprobar los pliegos sin que en el presupuesto apareciera la totalidad de la consignación para el proyecto, el interventor alegó que no pondría ninguna objeción a la financiación de la obra «una vez que el presupuesto municipal sea aprobado y publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP)». Éste último explicó minutos antes que su departamento había elaborado un informe previo a la aprobación definitiva de las cuenta de 2018 donde se recogía que no existía esa consignación, precisamente, porque se estaba trabajando con las prorrogadas de 2017, por lo que la partida destinada a Mediterráneo no aparecía; algo que tenía solución al contar con nuevo presupuesto.

Así, cabe recordar, que en una primera versión del presupuesto se consignaron los 2,8 millones de euros en dos años; sin embargo, tras el pacto para aprobar las cuentas con Ciudadanos (Cs), el gobierno local formado por el PP y CBM dejó esa partida en un millón para 2018 y otro para 2019, de ahí que la oposición haya preguntado de dónde se van a sacar los 800.000 euros restantes.

Por su parte, el secretario municipal informó que «comparte la legalidad de la tramitación condicionando la adjudicación del contrato a la existencia de la debida partida presupuestaria», en el mismo sentido que ya se había pronunciado el interventor.

Discrepancias

Con todo, los grupos mantuvieron su postura. El PSOE apuntó a que, aunque está a favor del proyecto de remodelación, se pidió la retirada del punto por la falta de consignación de créditos presupuestarios y la no inclusión de un desglose adecuado por partidas de lo que se va a financiar a cargo del Fondo de Renovación anual del contrato de agua y a cargo del presupuesto municipal.

Así, el portavoz Rubén Martínez sacó a la luz diversas sentencias dictadas referentes a la nulidad de adjudicaciones de contratos por falta de crédito presupuestario previo a la licitación, incidiendo en una del Tribunal Supremo de 14 de mayo de 1999. «Queremos una nueva avenida del Mediterráneo» y sacar a licitación el proyecto, pero «con todas las garantías» y así evitar que un tribunal pueda «declarar nula la licitación».

Por su parte, desde Cs se apuntó al mismo argumento de que sí están a favor del proyecto pero «nos preocupa, y mucho, su financiación», defendió el portavoz Rafa Gasent. En esta línea, recordó el apoyo de Cs a los presupuestos pero «seguimos igual que estábamos cuando lo apoyamos, que es sin saber de dónde saldrá el resto del dinero para su finalización». Estos argumentos también los compartieron Liberales y Compromís. Así que, tras la retirada, el asunto tendrá que llevarse a otro pleno, lo que va sumando días y retrasando el inicio de la obra de esta arteria principal de la capital turística.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook