08 de junio de 2018
08.06.2018

Encerrados para hacer desaparecer los barracones

Padres y alumnos del CEIP Gasparot de La Vila Joiosa protestan dos horas en las aulas del centro para pedir la construcción del nuevo edificio

07.06.2018 | 22:36

Talleres y música como protesta. Tras diez años en barracones, los escolares de un colegio vilero organizan una jornada de protesta para que la Generalitat escuche sus peticiones y licite el proyecto para el nuevo colegio.

Primero fue una manifestación cientos de personas; luego la plantación de árboles en la parcela destinada al nuevo edificio; y ayer, la protesta fue encerrarse en las instalaciones para que, de una vez por todas, desaparezcan los barracones en los que llevan dando clase desde hace una década.

Los padres y alumnos del CEIP Gasparot de La Vila Joiosa no piensan quedarse quietos hasta que no consigan una respuesta de la Conselleria de Educación sobre cuándo tendrán un nuevo edificio de cemento que les permita dejar de dar clase en aulas prefabricadas. Para ello, ayer se encerraron durante dos horas en las instalaciones donde cada día aprenden cosas nuevas, pero esta vez hubo talleres, música y charlas sobre la situación en la que está el proceso para tener un nuevo colegio. Así, las noticias, según explicaron a este diario desde el AMPA, no son buenas: «en las últimas horas nos han dicho lo mismo que hace un año y un mes: que se está acabando el proyecto». Un argumento que están cansados de escuchar y que no lleva implícita una fecha para poder ver cómo se mueve la tierra en la parcela que se cedió hace unos años en la calle Ferrocarril para hacer el nuevo centro.

La protesta de ayer no será la última. El jueves de la semana que viene se volverán a juntar a la misma hora, las 19.00 horas, en el mismo sitio, los barracones que llevan diez años usando y que se instalaron de forma provisional. Pero además, están dispuestos a acudir a Valencia a pedir en persona en la Conselleria que les enseñen ese proyecto que «se supone que están redactando» para poder verlo con sus propios ojos.

Al encierro de ayer acudió también el alcalde, Andreu Verdú. El socialista y su equipo de gobierno (formado también por Gent per La Vila y EUPV) se han sumado a las protestas de padres y alumnos, a pesar de que en la Generalitat también gobierna su partido. Ellos junto a otros ediles de la oposición del PP, Compromís (del mismo partido del conseller de Educación, Vicent Marzà) y Ciudadanos (Cs) participaron en la manifestación del pasado día 29 de mayo para reclamar la construcción del centro. Todo para poder tener un colegio de cemento después de diez años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine