10 de mayo de 2018
10.05.2018
Benidorm

El Doble Amor de Benidorm explota tras el enésimo robo en el centro y "envía" una carta al ladrón

Las instalaciones han sufrido dos episodios similares en menos de un mes, en los que han destrozado dos máquinas de bebida y se han llevado toda la recaudación

10.05.2018 | 17:50
Estado en el que ha quedado el centro ocupacional tras el robo

El centro de discapacitados intelectuales de Benidorm Doble Amor ha sido de nuevo víctima de un robo en sus instalaciones, en este caso, en una de las máquinas de bebidas con las que cuenta este espacio para dar servicio a sus usuarios y trabajadores. Así lo han denunciado fuentes de esta decana institución, que han manifestado que este último hurto es "el enésimo" que sufren de un tiempo a esta parte y que se encuentran "indignados" con la situación.

De hecho, fuentes de la entidad han explicado que, al margen del de hoy, el último robo que se produjo en el Doble Amor ocurrió hace menos de un mes. Al parecer, los ladrones utilizan guantes para llevar a cabo sus destrozos, por lo que es prácticamente imposible poder identificar de quién o de quiénes se trata. 

Aunque la cuantía de lo robado no es demasiado elevada, desde la entidad destacan que sí daña "a quien menos lo merece, a quien más lo necesita" y recordaron que el centro se vio obligado hace semanas a pedir un adelanto de la subvención municipal para intentar capear parte de la deuda histórica que se arrastra por el retraso de los pagos de la Generalitat, tanto al centro de formación como al ocupacional.

El Doble Amor da servicio a un centenar de usuarios, principalmente de Benidorm pero también de otros municipios de la Marina Baixa. Su dirección utiliza la escasa recaudación que pueden hacer estas máquinas para gastos de pequeño material y, además, para dar una gratificación a sus alumnos semanalmente. De ahí que el robo continuo en dichas máquinas haya acabado por hartar a la directiva del Doble Amor.

Su director, Luis Alfonso Muñoz Saiz, ha escrito una carta abierta dirigida al autor o autores de los mismos. La misiva reza lo siguiente:


CARTA ABIERTA A UN LADRÓN TORPE

Sr./Sres Ladrón/es

Me permito escribirles esta carta dado que, por lo visto, nos han tomado por su almacén de monedas particular y que, con una frecuencia cada vez mayor, nos visitan para desvalijarnos las máquinas de refrescos y café que tan útiles son para nosotros.
No voy a contarles que el dinero de la recaudación de las máquinas lo utilizamos como fuente de financiación de pequeño material y para darles una gratificación a nuestros chicos al final de la semana, lo que, debido a sus actos debemos interrumpir a partir de ahora.
Tampoco les voy a comentar la sensación de indefensión que queda en nuestros chicos/cas cuando ven el estado en que dejan las máquinas y los comentarios que, por extensión, generan sobre otros supuestos riegos, a partir de sentir que han invadido su espacio de seguridad.
El motivo de esta carta es intentar mostrarle/s que sus actos son improductivos, absurdos, ineficaces y carentes de toda lógica: ¡vienen a robar a una institución que necesita habitualmente recibir dinero para su funcionamiento cotidiano!
Las máquinas de refrescos que utilizamos dan servicio a un grupo humano muy limitado: los integrantes de los Centros del Doble Amor apenas llegan a las cien personas en total cada día. Si tenemos en cuenta que la mayoría de ellos no hacen uso de las máquinas, la recaudación de su cajón de monedas es mínima e insuficiente para financiar cualquiera de las necesidades de un ladrón corriente. Por otra parte, desconociendo las interioridades del mundo de la delincuencia, imagino que, como en cualquier trabajo, el profesional intentará ser el mejor en "lo suyo", planteándose retos de superación€ pues bien, en este caso, debemos estar ante el último escalón de ese ranking puesto que van ustedes a lo más fácil, donde menos vigilancia pueden encontrar y con la menor cualificación a la hora de "reventar" las máquinas: destrozarlas a golpes y patadas es, cuando menos, poco elegante.

No espero que una nota de este tipo haga que devuelvan lo que nos han sustraído, ni que nos ayuden a reparar los efectos de sus actos, tampoco pretendo modificar sus principios morales, porque parece evidente que no los tienen y, además, supongo que nunca llegarán a leer esta carta. El verdadero objetivo de este escrito es pedirles que, de una p.... vez nos dejen en paz, que se olviden de nuestro Centro y se continúen con sus delitos, si eso es lo que quieren, lejos de nosotros porque estamos ya bastante cansados de sufrir sus consecuencias.

Atentamente
Luis Alfonso Muñoz Saiz

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas