22 de marzo de 2018
22.03.2018
Polop

El vecino de Polop recupera su casa ocupada y la encuentra vacía

Francisco José vuelve a entrar en su casa de Polop después de que el okupa al que encontró dentro le entregara las llaves y se fuera

22.03.2018 | 11:57

Los muebles, electrodomésticos o su ropa han desaparecido y la suciedad y desperfectos invaden las estancias de la vivienda.

«Para empezar de nuevo». Esta es la única frase que le sale a Francisco López cuando sentado en medio del comedor de su casa mira alrededor. La vivienda está completamente vacía después de que haya pasado por ella un okupa que, finalmente, claudicó y le entregó las llaves a este vecino de Polop que pasó una semana durmiendo en su furgoneta al no poder acceder a su vivienda.

La historia comenzó el domingo día 11 de marzo. Como ya publicó este diario, este vecino volvió a su casa ubicada en el municipio después de estar dos años en Barcelona cuidando de su madre enferma. Cuando llegó a la vivienda vio luz y las cerraduras cambiadas. Se cumplió uno de sus temores: su inmueble había sido ocupado.

Así que, tras llamar a la Policía Local, ser amenazado por el okupa con una pistola eléctrica y pasar una semana durmiendo en su furgoneta, Francisco no veía ninguna salida a su situación, la de estar en la calle a pesar de tener una vivienda en propiedad.

Sin embargo, tras contar su historia, el okupa que vivía en ella decidió darle las llaves y marcharse, no sin antes decirle que él «no había hecho nada» y que la casa se la había dejado a Francisco tal y «como la encontró»: vacía. Y es que cuando el dueño accedió a su piso comprobó que ya no había nada suyo. Los muebles del salón o su habitación habían desaparecido. Ni cama, ni sofá, ni mesa camilla, ni nada que tuviera antes. Pero además, los electrodomésticos tampoco estaban. La lavadora, la nevera, el horno o el microondas, también los platos, sartenes o vasos, ya no ocupaban su lugar. Lo que sí había era una televisión en el suelo y unas sillas.

El resto de cosas que aún se mantienen están rotas o en mal estado, como la ducha, el váter o la vitrocerámica. También cuando Francisco miró en el armario no encontró ni la ropa que había dejado, o las sábanas y los edredones que guardaba.

Así encontró Francisco su casa a la vuelta

Empezar de cero

Lo primero que hizo fue poner cerraduras nuevas. Ahora, según explica el vecino de Polop a este diario, tendrá que «empezar de cero», un nuevo principio que en un primer momento se le hace cuesta arriba pero para el que ya se ha puesto manos a la obra. «Lo primero tendré que pintar y limpiar toda la casa y comprar por lo menos una cama y una lavadora», afirma el propietario. Y es que asegura que necesita esto último para volver a trabajar: «no puedo ir sin lavar la ropa y dando mala imagen». Mirando cómo ha quedado su hogar afirma que «gracias a que no me lo han quemado».

Francisco dormía en su coche el tiempo que no pudo entrar en su casa


Francisco calcula que en una semana podrá volver a vivir a su piso. Mientras seguirá en casa de un amigo donde pudo dormir, comer y ducharse los últimos días antes de recuperar su casa.

El propietario afirma que han sido muchos los vecinos que le han apoyado después de conocer su historia. Además, en las últimas horas antes de volver a su piso recibió una «llamada del Ayuntamiento para ofrecerme ayuda». Sin embargo, él sólo quería poder volver entrar en su vivienda y ver cómo había quedado. Eso ya lo tiene. Ahora tendrá que hacer un esfuerzo para que su vida vuelva a la normalidad y olvidar lo ocurrido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine