23 de agosto de 2017
23.08.2017

La cadena de Toni Mayor compra por doce millones los Holiday Inn de Alicante y Elche

Port Hotels inicia su expansión hacia el sur de la provincia con dos cuatro estrellas, hasta ahora gestionados por la marca multinacional

23.08.2017 | 01:27

El empresario, que preside Hosbec, suma 9 establecimientos y 3.400 plazas en su «apuesta por la Costa Blanca».

La cadena hotelera Port Hotels, con sede en Benidorm y propiedad del empresario Toni Mayor, ha iniciado su expansión hacia el sur de la provincia de Alicante con la adquisición de dos nuevos hoteles que hasta ahora eran propiedad de una familia de origen mexicano y que estaban operados con la franquicia Holiday Inn: uno en la alicantina Playa de San Juan y otro en el polígono industrial de Elche. Ambos se suman a los siete establecimientos con los que ya contaba la compañía en Benidorm, Dénia y Calp y elevan a las 3.382 plazas el volumen de camas controlado por este grupo hotelero. Así lo confirmó ayer el propio empresario, que es presidente de la patronal hotelera Hosbec, quien manifestó que estas dos nuevas adquisiciones ratifican la «apuesta» de su empresa por la provincia y por la Costa Blanca: «Tenemos el mejor destino vacacional y lo tenemos todo a mano, así que no puede haber mejor inversión», dijo Mayor.

Aunque desde la cadena guardan con absoluto sigilo el monto económico de la operación –Mayor se limitó a decir que se trata de una inversión «cómoda, sin riesgo y de reposición de la compañía»–, fuentes conocedoras de la misma trasladaron que la inversión realizada por Port Hoteles en ambos establecimientos, de 120 y 90 habitaciones respectivamente y categoría de cuatro estrellas, podría rondar los 12 millones de euros. No en vano, además de la compra, el grupo realizará ahora una importante inversión para poder al día ambos hoteles, con una «reforma equilibrada», según el empresario: desde las televisiones de las habitaciones al mobiliario, zonas comunes y otras estancias, aunque sin tener que intervenir en la estructura y, por tanto, sin previsión inicial de cerrar durante el invierno.

Por eso, la cadena aseguró ayer la continuidad de toda la plantilla, afirmando que, con el cambio de propiedad de los hoteles Holiday Inn, «los empleados no verán afectados sus puestos de trabajo».

Reposición y otros mercados

El presidente de la principal patronal turística de la Comunidad avanzó ayer que la incorporación de estos dos establecimientos a su cartera permitirá ahora a Port Hotels «diversificar servicios y abrir una nueva línea de negocios». Ambos hoteles disponen de amplias salas de reuniones para albergar diferentes encuentros de hasta 200 personas y abrirse con ellos al mercado de eventos corporativos o de empresas, una actividad muy demandada en el hotel de Elche, al encontrarse en plena zona industrial. Igualmente, el empresario destacó que esta inversión también fortalece la marca «y es una garantía de continuidad y compromiso, tanto para nuestros clientes como para nuestros empleados», que actualmente ascienden a 497.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook