12 de junio de 2012
12.06.2012

Los institutos de la Marina Baixa alegan contra el aumento de alumnos por aula tras medir y confirmar que "no caben"

Las mediciones de los centros corroboran que es "imposible" meter a media docena más de estudiantes por clase, ya que iría contra la ley educativa y las leyes de prevención de riesgos y evacuación

12.06.2012 | 02:00
Los profesores comprueban con los planos lo que ya se ve en este aula ordinaria, que no caben media docena más de alumnos.

Los alumnos que la Conselleria de Educación pretende meter en cada aula para el próximo año "no caben" en los institutos de la Marina Baixa. Así se lo han hecho saber los directores de los centros de Secundaria a los inspectores y al gobierno autonómico a través de cartas y escritos de alegaciones contra la nueva orden que ya han recibido y que establece 36 alumnos por clase para la ESO y 42 estudiantes en las unidades de Bachillerato. Esta nueva ratio supone meter a media docena más de alumnos por aula, en el caso de la ESO, y hasta 7 alumnos más en cada clase de Bachillerato.
El sentido común y una breve vista de las clases ya anticipaba que no iban a caber pero las mediciones realizadas por las direcciones de cada centro y en cada aula, tanto con los planos como in situ, confirman que los alumnos "no caben". Esa era la respuesta repetida que ayer daban todos los directores de los IES de la Marina Baixa consultados por este diario.
"Tenemos dos tipos de aula, de 49 y de 53 metros cuadrados, por lo que el máximo de alumnos serían 32 y 35", explicaron desde la dirección del IES Pere Maria Orts i Bosch de Benidorm. El problema en este instituto se agrava porque la mitad del alumnado está en barracones y "es imposible meter a 42 alumnos en una prefabricada".
"En Benidorm todos los centros son nuevos o están remodelados y adaptados, por lo que las aulas se construyeron con los límites marcados por la LOGSE, de 30 alumnos por aula en ESO y 35 en Bachillerato", destacó el concejal de Educación de la ciudad, Rubén Martínez. "Este aumento de la ratio sólo obedece a dos pretensiones, una: reducir el número de profesores interinos y dos: reducir el número de unidades para poder despedir a esos profesores interinos", opinó Martínez quien reclamó a la Conselleria que se replantee la medida. El edil ve con preocupación las intenciones de Educación de ajustar al máximo para suprimir grupos de cara al próximo curso: "Benidorm es una ciudad donde el alumnado varía mucho, la gente viene a trabajar en verano y si tiene más perspectivas de trabajo, se queda. El año pasado ya nos pasó y como la Conselleria ajustó tanto tuvimos que meter a 38 alumnos por aula en Bachillerato, dos más de los que marcaba la ley", explicó.
En las mediciones realizadas, no se tiene en cuenta ni al profesor ni los pasillos que hay que dejar entre pupitres. Aún así, tomando simplemente el cuenta que la ley marca un mínimo de 1,5 m2 por alumno, no habría espacio para tantos escolares. Meter a más alumnos por aula de los que arrojan estas mediciones, supondría ir contra la ley reguladora del Derecho a la Educación y las normativas de Prevención de Riesgos Laborales y de Evacuación e Incendio.
En el IES La Malladeta de La Vila Joiosa caben "33 alumnos en ESO como máximo y 36 en Bachillerato", según explicaron desde la dirección que se mostró muy preocupada porque además "se prevén perder cuatro unidades de ESO para el próximo curso", lo que significaría dejar sin trabajo a unos 10 ó 12 profesores, según estimaron desde el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza. "Por cada unidad que se pierde se elimina una media de tres profesores", explicó su portavoz.
En el IES La Nucía, se perderán dos unidades, en el de Callosa otra unidad y así suma y sigue en todos los institutos, según informaron. Eso supondría perder unos 150 profesores para el próximo año escolar. Los centros están ahora a la espera de que Educación conteste.

No contar al profesor ni los pasillos obligatorios
Para tratar de sortear el veredicto de las mediciones, desde la Conselleria han señalado a los centros escolares que estas han de hacerse sin contabilizar al profesor ni los pasillos obligatorios que debe tener el aula entre pupitres, según aseguraron ayer algunos de los directores de los centros docentes consultados. "Se creen que el profesor da clase por el aire, así que nos dicen que no lo contemos", ironizaron. Los directores añadieron que los propios inspectores están en contra de estas medidas, porque "un aula no se puede quedar sin pasillos por las normas de seguridad y de evacuación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas