27 de noviembre de 2011
27.11.2011
40 Años
Benidorm

El comercio exige a Navarro que impida los mercadillos que se encubren como "porrats"

El sector acusa al alcalde de incumplir la ordenanza que regula esta venta ambulante y le recuerda su compromiso de reubicar los puestos en la plaza del Ayuntamiento

28.09.2011 | 02:00

Los comerciantes de Benidorm no aguantan más. El motivo de este malestar no es otro que el "incumplimiento sistemático" de la ordenanza municipal que regula los puestos de venta ambulante denominados "porrat" por parte del Ayuntamiento y el grave perjuicio que esta aparente falta de control y permisividad del gobierno local está causando en los intereses del sector.
El detonante de la extensa carta de denuncia que el pasado lunes envió el presidente de la Asociación de Comerciantes de Benidorm y Provincia (AICO), Rafael Gasent, al alcalde de Benidorm, Agustín Navarro, ha sido la apertura del último "porrat" en la plaza de la Hispanidad con motivo de las fiestas de Moros y Cristianos, un evento que tendría que haberse instalado, según el sector, el próximo viernes -coincidiendo con las celebraciones- y que ya funciona desde el pasado día 23 de septiembre.
Gasent exige en nombre de los comerciantes que se revoque la autorización otorgada para esta actividad en la plaza de la Hispanidad porque "vulnera el espíritu" que se recogió en la Ordenanza Reguladora de la Modalidad de Venta no Sedentaria denominada "Porrat" que fue aprobado de forma unánime en el pleno del 27 de septiembre de 2010. En el escrito, los comerciantes enumeran con detalle hasta ocho artículos con sus correspondientes apartados que se han incumplido en el citado caso. La normativa establece, entre otras cuestiones, la obligatoriedad de que los productos que se venden en estas ocasiones "sean aquellos vinculados a la cultura y tradición valenciana especialmente, así como aquellos otros de probado arraigo en las costumbres de otras comunidades". Según la normativa municipal sólo podrán autorizarse aquellos que no ejerzan competencia con los que venden los comercios, bares y restaurantes en Benidorm y más concretamente en la zona que se ubique el correspondiente "porrat". También se establece que no se podrán autorizar más de 50 puestos en las fiestas patronales y un máximo de quince en otras celebraciones.
Los comerciantes insisten que aunque el incumplimiento viene siendo habitual han mantenido una actitud de "sensibilidad y apoyo a las fiestas locales". De hecho, recuerdan que es uno de los sectores que más colabora en los acontecimientos festeros a través de inserciones publicitarias en los llibrets que se editan. "El comercio no está en contra de las fiestas, pero sí se mantiene firme a la hora de que se le defienda ante el perjuicio de los montajes de ciertos mercadillos encubiertos e incontrolados por la palabra 'porrat' que sólo favorece a unos pocos, perjudicando a la zona en la que se ubican, la imagen que producen y las posibles responsabilidades en caso de que hubiera algún tipo de incidencia", aseguró ayer Gasent.
Asimismo, el presidente de AICO exigió al primer edil de Benidorm que no se olvide de sus compromisos y que reubique , como así les adelantó que se haría, este tipo de actividades ambulantes en la plaza del Ayuntamiento "favoreciendo la convivencia entre comerciantes y esta práctica comercial temporal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook