20 de noviembre de 2011
20.11.2011
Trabajo

El ayuntamiento de Benidorm prejubilará a 98 empleados

Percibirán el cobro del 100% de la jubilación dentro de una medida que permitirá el ahorro de 4.200.000 € al año

20.09.2011 | 18:17

El ayuntamiento de Benidorm prejubilará a 98 empleados de más de 62 años, que percibirán el cobro del cien por cien de la jubilación dentro de una medida que permitirá el ahorro de 4.200.000 euros al año.

Durante la presentación del plan de ajuste relativo a la plantilla, la concejal de Personal y Hacienda de Benidorm, Natalia Guijarro, ha indicado que las prejubilaciones serán "obligatorias a partir de los 62 años".

Como ya anunciara el pasado día 16 de septiembre el alcalde, Agustín Navarro, el plan descarta los despidos y con su aplicación el gobierno local prevé ahorrar 5 millones de euros anuales.

La concejal ha manifestado que es una medida "necesaria" y que, de todas las estudiadas, es la que "menos afecta a los trabajadores".

La aplicación de los ajustes de personal contemplan la renovación del contrato de los 10 policías locales interinos hasta la convocatoria de oposiciones pero no de los 46 trabajadores temporales que finalizan su contrato entre septiembre y diciembre de 2011.

Tampoco se renovará a los funcionarios que se encuentran en comisión de servicios, un total de 17 personas, que regresarán a sus antiguos puestos de trabajo en el ayuntamiento.

El plan de ajuste incluye las revisiones, caso por caso, de los contratos de los asesores externos, un total de 27.

La concejalía de Personal y Hacienda también estudiará la reestructuración de los ingresos por productividades que perciben 513 empleados del ayuntamiento, 273 funcionarios y 240 policías locales, por un importe total de 974.125 y 956.000 euros, respectivamente.

Guijarro ha remarcado que el plan de ajuste "permitirá el adelanto del cobro pago a los proveedores más afectados por la crisis".

Al respecto, el portavoz del PP, Antonio Pérez, ha declarado que esto supone un "ERE encubierto" y ha añadido que es la "punta del iceberg" del despilfarro que Navarro lleva haciendo desde que accediera a la alcaldía.

"No son medidas de consenso sino es un plan impuesto desde la prepotencia", ha añadido.

Por su parte, la portavoz de CDL, Gema Amor, ha coincido con Pérez en que el plan se ha impuesto y presentado desde la "prepotencia y la soberbia" y ha agregado que la concejal de Personal y Hacienda "no ha querido" escuchar a sindicatos y oposición.

Aunque ha recalcado la necesidad de recortes, Amor ha manifestado que deben aplicarse también a los "gastos superfluos", y ha lamentado que no se contemple la reducción de los sueldos de los políticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook