17 de mayo de 2011
17.05.2011
La sentencia les da la razón

Mordeduras que aún duelen

Una familia de Benidorm que fue atacada por dos perros de raza bóxer hace tres años reclama el pago de una indemnización

17.05.2011 | 02:00
Susana muestra la sentencia que han ganado y las fotografías de las heridas que sufrieron.

Una familia de Benidorm reclama el pago de una indemnización cercana a los 18.000 euros tras haber sufrido el violento ataque de dos perros hace tres años. El día 6 de octubre del pasado 2008, Susana, su marido Tomás y sus dos hijos, Jon y Alex, que entonces tenían 3 y 5 años, respectivamente, estaban viendo un partido de la selección española en un bar del Rincón de Loix, junto a su casa, cuando fueron atacados por los dos perros de raza bóxer propiedad de los dueños del local.
Desde entonces, han vivido una "pesadilla", como ellos mismos cuentan, días y días de médicos, psicólogos y juicios hasta obtener una sentencia firme, el pasado mes de septiembre de 2010, que condena a los propietarios de los canes a indemnizarles por los daños sufridos con cerca de 18.000 euros, sumando las cuantías de los tres afectados, el matrimonio y el hijo mayor. Sin embargo, según lamentan, el pago sigue sin hacerse efectivo y se muestran indignados con los dueños que, según denuncian, "quieren declararse insolventes a pesar de venir de una familia que tiene un hotel en propiedad y todo", según denunció Susana.
La afectada recuerda aquel trágico día: "no sé ni cómo fue el resultado, sólo sé que salimos los cuatro en ambulancia con la policía hasta el hospital". Susana no puede olvidar cómo "mi hijo de cinco años tenía mordeduras en el muslo, mi marido, lo mismo encima de la rodilla y yo, con cuatro cicatrices cada una de cuatro por cinco centímetros, fui arrastrada más de 50 metros" y después tuvo que pasar "tres meses en silla de ruedas y un mes y medio con muletas".
Afortunadamente, el pequeño de tres años no resultó herido y las heridas de los demás han ido cicatrizando con el tiempo, y aunque tendrán marcas y secuelas de por vida, ninguna herida resultó de extrema gravedad. Eso sí, han tenido que estar en tratamiento psicológico hasta hace unas semanas en que Susana decidió interrumpirlo provisionalmente "para que nuestra vida deje de girar en torno a eso porque mis hijos tienen que pasar página y seguir adelante", explicó ya que, después del ataque, "nos ha cambiado la vida entera, yo perdí 20 kilos y hemos pasado mucho".
La afectada dice que sólo "pedimos justicia" porque, denuncia, "nos sentimos vapuleados" ya que los propietarios de los perros no sólo no han pagado sino que "se burlan de nosotros", según indica Susana. Se trata de M. P. C. y M. E. Y., regentes en aquel entonces del bar Taberna de Moe's ahora ya cerrado por lo que este diario no ha podido ponerse en contacto con los propietarios.
Los afectados aseguran tener "miedo, temor, pesadillas" porque además, los dos perros siguen bajo la propiedad de sus dueños "en las calles de Benidorm", según asegura Susana que insistió en que lo que reclama su familia es "justicia" porque "las indemnizaciones calman aunque cada vez que nos miremos veremos las cicatrices toda la vida".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine