06 de mayo de 2011
06.05.2011
TERRA NATURA BENIDORM

12 cervicapras vivirán en las praderas de los elefantes asiáticos

El objetivo de aportar un mayor contenido de especies a las praderas y crear un vínculo de interrelación



06.05.2011 | 22:20

Los cuidadores del parque de naturaleza y animales Terra Natura Benidorm han unido a las cervicapras (Antilope cervicapra) con la manada de elefantes asiáticos (Elephas maximus). En total, se han introducido en las praderas a 12 cervicapras que ahora comparten instalación con los paquidermos. El traslado se ha realizado con el objetivo de aportar un mayor contenido de especies a las praderas y crear un vínculo de interrelación entre especies diferentes.

Antes de iniciar el proceso de cambio, los expertos del complejo analizaron detenidamente qué especie era más adecuada para compartir instalación con los elefantes. Como factor esencial, contemplaron que debía ser un animal lo suficientemente veloz como para mantener la distancia con los elefantes, que son animales muy curiosos, y no ser competidor directo por el espacio. Tras este estudio, se determinó que las cervicapras reunían las mejores condiciones.

Asimismo, se va a aprovechar para separar la población de estos bóvidos por sexos para controlar su reproducción. De esta forma, los machos pasarán íntegramente a la pradera de elefantes y las hembras con sus crías quedarán en el área monzónica. Al principio, los elefantes se mostraban curiosos ante la llegada de sus nuevos compañeros de pradera, aunque ahora se han acostumbrado a la perfección y comparten el espacio de 10.000 metros cuadrados con total armonía.

Las cervicapras, que pueden vivir hasta los 21 años, son animales muy desconfiados y otean de manera constante el horizonte para controlar a los posibles depredadores. Sus condiciones físicas, les permiten adaptarse a las sequías y ser capaces de pasar varios meses sin tener la necesidad de ingerir agua. En general, centran su actividad en horario diurno y evitan introducirse en áreas boscosas para aprovechar la calidad de su vista y olfato.

En el caso de los elefantes indios su piel gris les ayuda a camuflarse en el entorno. Una de sus partes más llamativas son las grandes orejas que poseen, que cuando las mueven les permiten desprenderse del calor excesivo que soportan. La trompa, otro de sus sellos de identidad, tiene una gran versatilidad que les aporta la capacidad de recoger desde pequeños objetos hasta ramas de grandes árboles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine