03 de abril de 2011
03.04.2011
TERRA MÍTICA

Un oasis para la nueva era

El parque temático de Benidorm afronta la recta final de las mejoras acometidas por sus nuevos gestores de cara a su reapertura del complejo, el próximo sábado día 16

03.04.2011 | 02:00
Un oasis para la nueva era

Y el objetivo fijado no es baladí: duplicar el número de visitantes de 2010 para alcanzar el millón

El cartel que desde los inicios de su construcción publicita el parque temático en la falda de la Sierra Cortina es el primer indicio de lo que ha ocurrido dentro. El trozo de montaña que lo bordea ha abandonado el añejo color grisáceo de antes, por una mezcla de verdes y marrones que intenta simular la vegetación. Después, una vistosa y nueva fuente sale a recibir al visitante, que nada más cruzar las puertas de Egipto se encuentra con la siguiente sorpresa: un lago, el de siempre, lleno ahora de cataratas que surgen de entre las rocas y bordeado de decenas de palmeras y flores, como si un oasis hubiera surgido de lo que antes era un desierto.
El complejo de ocio Terra Mítica de Benidorm se halla inmerso en la fase final de las obras de mejora que han acometido durante este invierno sus nuevos gestores, la empresa benidormense Aqualandia SA, a través de su filial Ocio y Parques Temáticos. En julio de 2010 se hicieron con las riendas del parque y, dos meses después, presentaron un plan de viabilidad, con una inversión de 15 millones de euros en tres años, para mejorar por completo el recinto.
Pero también con dos objetivos claros: reducir los costes de personal -fundamentalmente en lo referente a la abultada nómina de cargos directivos, que con el ERE presentado en septiembre se ha suprimido prácticamente en sus totalidad - y eliminar los vicios históricos que desde su inicio arrastraba el parque: fugas de agua que generaban facturas millonarias -800.000 euros anuales-; poco o nulo mantenimiento de las instalaciones; cierre de atracciones o zonas de restauración por falta de fondos para mantenerlos en activo; desmotivación del personal; y otras circunstancias que habían provocado una caída paulatina de visitantes un año tras otro desde la inauguración en julio del año 2000.
La nueva era del complejo arranca el próximo sábado 16 de abril. El reloj ya empieza a marcar la cuenta atrás, pero Aqualandia tiene hechos la mayoría de los deberes. Un parque más verde y más fresco, "amable para ser recorrido por los visitantes", era una de las facetas en las que más hincapié pusieron sus nuevos gestores al presentar sus proyectos. Y, para lograrlo, se han plantado cerca de 800 nuevas palmeras, cañas de bambú, flores de colores, césped y otras especies, que junto a las cascadas de agua de la entrada principal, aportan una nueva visión de las instalaciones.
También se han empleado litros de pintura para lavar la ensombrecida cara que antes presentaban los edificios y atracciones del complejo, se han creado nuevas zonas de sombra con un sistema de nebulizadores que rociarán agua para reducir la temperatura en verano, y se están instalando cientos de bancos en las zonas de descanso.
Pero los cambios que ofrecerá el parque no serán sólo visuales. El principal accionista de Aqualandia SA, George Santa-María, indicó que las novedades afectarán también a los espectáculos y a las atracciones. En el primer capítulo, pretenden fomentar la animación de calle, ampliando y diversificando las actuaciones para "imbuir al visitante en las civilizaciones" que se recrean en Terra Mítica, así como los espectáculos más demandados, como el de Barbarroja, que regresará también con novedades.
En lo que respecta a las atracciones, la idea pasa por ampliar el número de vagones y que todos los disponibles estén en funcionamiento: "La gente viene a divertirse y no a hacer colas. No podía ser que en el Ave Fénix, por ejemplo, sólo funcionara un vagón, porque los clientes quieren pasarlo bien y ver todo el parque y, si pierden diez minutos en una cola, no les da tiempo a subir a las 36 atracciones que tiene el parque", afirma Santa-María.

Calendario hasta diciembre
El calendario de apertura se iniciará el próximo 16 de abril, cuando el complejo abrirá sus puertas todos los días hasta pasada la Semana Santa. Después, continuarán con una apertura escalonada hasta mediados de junio, cuando se abrirá de nuevo todos los días de forma ininterrumpida hasta mediados de septiembre.
La apertura del complejo está prevista inicialmente hasta el mes de diciembre, en concreto hasta pasado el puente de la Constitución y la Inmaculada.
Con esta ampliación del calendario -105 en total-, Aqualandia SA pretende asegurarse para la primera temporada de su gestión una cifra redonda: un millón de visitantes. Este número se presenta complicado de alcanzar, sobre todo atendiendo a las cifras de las últimas temporadas. En 2010, el parque recibió 553.000 clientes, poco más de la mitad del mínimo fijado para esta temporada.
Los motivos que llevan a sus gestores a pensar que es una cifra alcanzable parecen claros: "Nos están llamando mucho, sabemos que hay mucha gente que ya está interesada en visitar Terra Mítica, ver qué es lo que hemos hecho y cómo hemos dejado el parque, porque se han generado muchas expectativas", manifiesta George Santa-María. Eso y el boca a boca, junto a la apertura de nuevas líneas de comercialización conjunta con sus otros dos parques -Aqualandia y Mundomar- es lo que les invita a pensar en positivo. Y, además, la concepción con la que desde un principio afrontaron el reto de gestionar un parque que desde el primer día arrojó resultados negativos: "Ahora, quien venga una vez a Terra Mítica, seguro que volverá". Que así sea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook