16 de agosto de 2010
16.08.2010
40 Años
Cocinar a lo grande

La gran obra de Ortolá

El carnicero crevillentino cocina en Foietes una hamburguesa gigante de 350 kilogramos

16.08.2010 | 11:48

El carnicero Enrique Ortolá consiguió batir ayer por la noche el récord de la hamburguesa más grande del mundo, tras un poco más de tres horas de espera. Un día que empezó a las 18 horas de la tarde cuándo él y sus ayudantes empezaron a cocinar la hamburguesa dentro del Estadio Municipal de Foietes Guillermo Amor, mientras se jugaba el triangular que empezó a las 20 horas entre los equipos del Real Betis Balompié, Club Deportivo Tenerife y Benidorm Club Deportivo.

El evento que se realizó entre otros motivos por "la confianza de sus clientes desde que se dedica a este sector", según explicó el crevillentino Ortolá ante los medios de comunicación.

Una hamburguesa que pesó unos 350 kilos incluyendo el pan y con un diámetro de 1,80 metros. De esta forma el propietario de Cárnicas Ortolá, S.L. pudo superar su anterior registro que era una hamburguesa con un diámetro de 1,60 metros.

Fuentes oficiales de la empresa Cárnicas Ortola, S.L. aseguraron que los ingredientes que se utilizarían "estaban en un camión a una temperatura de dos grados bajo cero", para así evitar cualquier problema durante el proceso de elaboración de la hamburguesa. Entre ellos se usaron lechuga, tomate, pollo, ternera o cerdo para poder elaborar la hamburguesa.

Un día en el que los "futboleros" "comieron por la cara", ya que pudieron probar raciones normales y de la "hamburguesa récord" gratis, para él "un lujo porque es lo que sé hacer"

Una "obra" que fue capaz de hacer gracias a una grúa para dar la vuelta a la hamburguesa, y unos moldes que facilitaron la colocación de la carne.

Asistencia

Fuentes oficiales del club benidormense afirmaron que "con motivo de la creación de la hamburguesa esperaban que la asistencia en las gradas fuese mayor", aunque también admitieron que "unos 1.500 seguidores sería una buena entrada". Ya que el carnicero Enrique Ortolá preveía "dar de comer a unas 5.000 personas aproximadamente".

De esta forma pudo conseguir una nueva hazaña el carnicero crevillentino. Terminó pasadas las nueve de la noche la hamburguesa más gigante del mundo, hazaña que se hizo saber a todos los alos espectadores que asistieron.

Una noche que pasó a la historia por ser la primera vez que se superó el récord actual que actualmente registra el Libro Guiness, pero que se volverá a repetir nuevamente en septiembre "para que nosotros podamos superar el récord oficial", declaró el propio Enrique Ortolá.
La propuesta "se inició desde la concejalía de Deportes y la Federación Alicantina de fútbol", según declaró el carnicero crevillentino a este periódico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine