04 de junio de 2010
04.06.2010
Altea

El cantante Francisco cree que lanzaron la piedra desde la cuneta

El intérprete y su mujer salen ilesos después de que alguien atacara su coche con una roca de casi 4 kilos cuando iban por la AP-7

04.06.2010 | 02:00
Estado en el que quedó el cristal frontal del coche del cantante Francisco tras el ataque.

La piedra de casi cuatro kilos que impactó en la madrugada del pasado miércoles sobre el parabrisas del vehículo del cantante Francisco, cuando circulaba por la autopista AP7 en dirección a Altea, hubiera podido tener graves y mortales consecuencias. Ayer, el cantante alcoyano afincado en Altea desde hace varios años relató a este diario que el impacto provocó unas esquirlas en el cristal del parabrisas "que me afectaron levemente el ojo izquierdo, aunque sin graves daños", y añadió que lo primero que pensó cuando chocó la piedra contra su coche, un BMW 750, fue "que me atacaban con un obús". Aunque en un primer momento se dijo que la roca se había lanzado desde un puente, Francisco manifestó sus sospechas de que el ataque se produjo desde una cuneta lateral de la autopista, aunque los hechos están aún siendo investigados. Por fortuna, ni el cantante ni su mujer, que viajaba con él en el vehículo, sufrieron daños graves, porque el coche tiene los cristales blindados.
El cantante alcoyano regresaba a Altea desde Murcia, en donde había grabado un programa para la televisión. Entró en el carril de desaceleración de la autopista para salir por el peaje de Altea, al filo de la una y media de la madrugada del miércoles, cuando "el parabrisas recibió un fuerte impacto con un objeto contundente que alguien lanzó desde un lateral, provocando que casi perdiera el control del vehículo por el tremendo susto". Francisco afirmó que el choque de la piedra "hubiera podido provocar un accidente mortal si llego a perder el control".
Una vez recuperado del susto, llamó al teléfono de emergencias y al poco se personaron en el lugar efectivos de la Guardia Civil de Tráfico y personal de Aumar, la empresa concesionaria de la AP7. "Menos mal que iba a poca velocidad porque me acercaba al peaje -indicó el cantante- y que mi coche aguantó. Pero, ¿qué hubiera pasado si llevo un coche más pequeño o que me desvío al carril contrario? Afortunadamente no pasó nada grave, pero hubiéramos podido morir varias personas", dijo rotundamente. El intérprete también se quejó de que las Fuerzas de Seguridad "no puedan hacer nada contra esta gente gamberra e inconsciente que no tiene calificativos, porque, según me dijeron los guardias, es muy difícil coger a estos presuntos homicidas cuando cometen estas fechorías".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook