19 de mayo de 2010
19.05.2010

Viaje guiado a La Vila de 1910

19.05.2010 | 02:00
El personaje que representa a Carmen María, entrando a la finca.

Un viaje al pasado sin salir de la casa-museo. La finca La Barbera presenta un nuevo personaje en programa de visitas teatralizadas. Ahora, la hija de un farmacéutico relata en primera persona los meses previos al viaje del rey Alfonso XII a La Vila.

En el patio de la finca la Barbera, en La Vila Joiosa, un grupo espera atento a la nueva protagonista de las visitas teatralizadas. Al poco, se abre un ventanal y tras él aparece Carmen María. Hija de un farmacéutico de Madrid, ligada a La Vila por la estrecha amistad que mantiene su madre con la potentada familia Aragonés. Está en el municipio, según cuenta, porque su marido es productor de zarzuelas y esa noche estrena en el teatro-circo de la playa La Revoltosa, de Ruperto Chapí.
Es 1910. En el pueblo todo el mundo habla de la última noticia: Alfonso XII visitará la localidad el próximo año y colocará la primera piedra del ferrocarril que unirá la población con Dénia, Alicante y por extensión, con Madrid. Apenas hace unos días hacía lo propio en la capital de España para la construcción de la Gran Vía, según recuerda Carmen María, que al residir en la capital es conocedora de todo lo que allí acontece. Y así lo va contando en la animada charla que mantiene con el grupo durante el recorrido por las estancias de la villa.
Rosa Davó, la animadora sociocultural de la Casa-Museo de La Vila, se ha metido de lleno en su nuevo papel, enfundada en un traje confeccionado y elaborado por voluntarias siguiendo los patrones de revistas de moda de la época. Como hiciera con el papel de Doña Cayetana Aragonés, la responsable de las visitas teatralizadas a la finca logra imbuir a los visitantes en otra época: el bullicioso año previo a la consecución del título de la ciudad. Una efeméride que ha sido aprovechada por el Ayuntamiento de La Vila para organizar, durante más de un año, actividades culturales y exposiciones con la colaboración de sus habitantes, que guiados desde el departamento del Museo municipal, recuperan ordenadamente aquel momento histórico a través de la memoria ciudadana.
En esta ocasión, el argumento está ligado a la parte de la sociedad de comienzos del siglo XX, a la farmacia y la medicina, y por extensión a los barberos, que ejercían de practicantes. Por ello, al final de la visita uno comienza, ya en solitario, por la exposición que se ha adecuado en las salas inferiores y que contiene piezas donadas o prestadas por la propia ciudadanía. Al igual que ocurriera con el personaje de Cayetana Aragonés, estas visitas se seguirán desarrollando de lunes a domingo y para poder asistir es necesario reservar cita previa en el museo municipal o por teléfono.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook