10 de febrero de 2020
10.02.2020

Crevillent acabará el polígono de La Cerámica por la vía subsidiaria para acatar la sentencia

El equipo de gobierno aprueba iniciar los trámites para revisar el catastro y localizar a todos los titulares del sector industrial, que tendrán que devolver al Ayuntamiento el importe de las obras

09.02.2020 | 22:38
Una de las zonas del Polígono de La Cerámica que está sin urbanizar.

Termina el plazo para que las empresas opten a actualizar el proyecto de 2003.

El Ayuntamiento de Crevillent finalmente acatará la sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Elche que desde 2016 insta a la Administración local a encargarse de la finalización del polígono de La Cerámica, que lleva años sin culminarse. El tripartito ha aprobado estos días en junta de gobierno iniciar los trámites para poder realizar estas obras mediante la ejecución subsidiaria, es decir, que el Consistorio asumirá las obras pero después tendrán que devolver el coste los propietarios. De las opciones que se barajaban para desatascar la urbanización del polígono, esta sería la más acertada, ya que según el equipo de gobierno así lo refleja el informe que redactó un despacho externo en el anterior mandato cuando gobernaba el PP.

Este informe además está ratificado por otro informe que ha elevado en los últimos días el jefe del departamento de Urbanismo del Ayuntamiento, que insta a actuar rápidamente e indica que la ejecución subsidiaria crea una «agilidad en la seguridad jurídica», ya que otras formas de terminar el polígono pasarían por una modificación del Plan General de Ordenación Urbana, aunque este proceso se podría dilatar incluso años, y queda, por tanto, descartado, según el ejecutivo local.

Por ello uno de los primeros pasos que tendrán que dar desde el Ayuntamiento será el de contactar con la totalidad de los propietarios que tienen terreno en el polígono para valorar de qué manera les afectará esta ejecución y cómo tendrán que devolver el dinero.

Desde la concejalía de Urbanismo señalan que van a revisar el catastro y pedir las notas que consten en el Registro de la Propiedad sobre esta zona para saber con seguridad cuantos titulares hay en el polígono o que tengan un contrato de arrendamiento. El objetivo es informar a todos, incluida la Agrupación de Interés Urbanístico, para que no se cause ningún tipo de indefensión para la parte privada. Según Manuel Penalva, edil del área, este es un proceso tedioso porque se han producido muchas transmisiones a lo largo de los años en la zona. Acatando esta sentencia, que está apoyada también por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ-CV), el Ayuntamiento ejercería de urbanizador aunque se desconocen los plazos en los que se realizarán las obras y cómo se devolverá el dinero, y en ese plazo de audiencia el Ayuntamiento deberá remitir al juzgado un cronograma de todas las actuaciones pendientes para demostrar que están acatando la sentencia. De entrada, el ejecutivo local advierte que los propietarios ya han manifestado que 1,3 millones de euros es una cantidad excesiva y confían en que la urbanización pendiente podría realizarse por menos montante, según explican a este diario fuentes municipales. Sin embargo, esta cifra es la estimación económica que ya ponderó la oficina técnica sobre el coste que tendría para las arcas municipales realizar estas obras.

A la espera

Para que puedan realizarse las obras en La Cerámica, primero tendrá que actualizarse a la normativa actual el plan urbanístico del 2003 para esta zona de expansión de 129.000 metros cuadrados. El pasado 20 de enero finalizó el plazo para que las empresas interesadas optasen a estos trabajos de ingeniería por cerca de 97.000 euros, aunque todavía no se han publicado en el perfil del contratante cuántas mercantiles hay interesadas, y tampoco ha trascendido el dato desde el Consistorio.

La modificación del proyecto inicial es esencial para que puedan culminarse las obras, teniendo en cuenta que han pasado 15 años desde que empezó a ejecutarse el polígono y las actuaciones deben actualizarse, así como corregirse algunas deficiencias que ya se detectaron en varios informes entre 2014 y 2017. Entre las cláusulas del pliego se remarca que deben respetarse las condiciones del primer proyecto y entre las intervenciones se deberán demoler todas aquellas edificaciones y construcciones que estén fuera de ordenación o que resulten incompatibles con las obras proyectadas, o que se reparen todas las instalaciones que durante el paso de los años hayan sufrido desperfectos, entre otras medidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente