31 de marzo de 2019
31.03.2019
Crevillent

Un pregón conciliador con la Iglesia

La docente crevillentina Paloma Prieto señala como necesaria la valentía y la generosidad para garantizar la Semana Santa

30.03.2019 | 22:16
Pregón de Semana Santa de Crevillent de Paloma Prieto
Paloma Prieto, ayer, durante la lectura del pregón después de la misa cantada en la iglesia Nuestra Señora de Belén de Crevillent.

Un pregón sentido, con alocuciones a la infancia y a la conciliación del ser humano con la iglesia en días previos a las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa en Crevillent. Éstas fueron algunas ideas clave del discurso de la crevillentina Paloma Prieto Castelló durante su pregón ayer a última hora de la tarde en la Iglesia Nuestra Señora de Belén. La alocución vino después de una misa cantada en compañía del coro Rabinos, que deleitó a los cientos de asistentes que llenaron el templo sagrado para este acto, que de alguna manera marca la cuenta atrás para los días pasionales en Crevillent, declarados como Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Paloma Prieto es profesora de Lengua y Literatura en el instituto Macià Abela de Crevillent y está íntimamente ligada al mundo cofrade desde la adolescencia con el Santísimo Cristo del Descendimiento, además de estar vinculada a la iglesia ya que es catequista de confirmación en la parroquia de la Santísima Trinidad.

Así las cosas, con pura emoción en los ojos y algo nerviosa, la crevillentina hizo referencia en la primera parte de su discurso a la manera en la que la Semana Santa es vivida y sentida en Crevillent, «la intensidad que emana no solamente de actos y procesiones sino también de lo esencial, del origen y principio de todo», reseñaba. Recordó como en la década de los noventa las celebraciones experimentaron tiempos de renovación y auge con jóvenes que llenaban las cofradías, «tallas que se incorporaban a las procesiones, canto coral que engrandecía las celebraciones». Destacó la simbiosis especial que se creó después de aunar la madurez y la nueva hornada de devotos, un hecho que motivó que la Semana Santa crevillentina haya sido reconocida en todo el mundo.

Por otro lado, Prieto abogó ayer en su pregón por la renovación de la celebración, «en un tiempo de pacto, de alianza», y reseñó que en tiempos complejos para la humanidad, es necesario que la tradición se una al compromiso para llevar el mensaje de la celebración «ofreciendo lo que somos con valentía y generosidad» con tal de que la Semana Santa tenga un futuro garantizado, buscando también la participación de quiénes todavía no se sienten tan cercanos a la celebración local.

Identidad


Quiso dejar clara, además, la importancia de la identidad litúrgica que no sólo corresponde a las procesiones si no también de un nutrido número de actos previos como el Miércoles de Ceniza y el encendido de la Cruz hasta pasar por el Septenario de los Dolores, que significa canto y oración con fuerte arraigo en el municipio alfombrero. En todo momento el mensaje de Paloma Prieto fue conciliador para que los ciudadanos que no se sientan tan cercanos con la iglesia puedan intentar el acercamiento, teniendo en cuenta que una gran parte de la celebración se vive dentro de los templos sagrados.

A modo de recuerdo, mencionó a aquellos crevillentinos ausentes que viven lejos y que vuelven estos días a su hogar porque añoran sus raíces y las costumbres en las que preparaban en las casas los tronos y las imágenes para procesionar. En estas evocaciones del pasado, Prieto quiso tender una mano amiga por los colectivos más desfavorecidos y agradeció, también, la labor de las treinta cofradías que aúna la Federación de Cofradías y Hermandades, «porque guardan y atesoran la memoria de tantas generaciones que hicieron posible esta andadura y que sirven de ejemplo a las venideras», donde la revista de la Semana Santa, que se presentará el próximo miércoles sirven de testigo con las crónicas publicadas, señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Lo último Lo más leído