09 de octubre de 2018
09.10.2018

Santa Pola logra autorización para limitar el aparcamiento de vehículos bajo el Faro

El gobierno local ejecutará en los próximos meses la segunda fase para reforestar zonas degradadas y sellar las veredas que los turismos abren para aparcar, mientras se tramita una ordenanza para imponer sanciones

08.10.2018 | 22:40
Santa Pola logra autorización para limitar el aparcamiento de vehículos bajo el Faro

El Ayuntamiento de Santa Pola frenará la estampa que se repite todos los veranos cuando decenas de conductores campan a sus anchas para aparcar bajo el Faro. Después de varios meses en trámites, el gobierno local ha recibido finalmente la autorización de la Dirección General de Costas, del Ministerio de Transición Ecológica, para poder sellar los accesos irregulares que se han ido originando al margen de la carretera en terrenos bajo la jurisdicción estatal.

Desde la Concejalía de Sostenibilidad informan que en los próximos meses se iniciará la segunda fase de eliminación de estos accesos. Para los trabajos se centrarán en el margen de la fachada marítima de la carretera que comunica al núcleo urbano de Santa Pola con Elche y que recorre todas las playas y calas naturales como la de la Ermita, Bancal de l'Arena o la dels Gossets.

El objetivo del cuatripartito con estas medidas es regular el aparcamiento, para evitar la degradación que está sufriendo el cabo a través de una notable pérdida de cubierta vegetal motivada por las rodaduras de los vehículos, teniendo en cuenta que este punto es de máxima afluencia durante los meses fuertes de verano y es constante el tráfico de coches, motos y caravanas que circulan por el vial secundario, que desde hace años tiene un firme en mal estado, para el que tampoco se ha puesto solución.

Con estas actuaciones se instalarán barreras vegetales y se culminarán tareas de reforestación para completar la fase que ya se inició en marzo de este año donde el Ayuntamiento actuó allá donde tenía competencias, en los bordes interiores de la carretera, colocando barras de madera que cerraban los accesos irregulares que con el tiempo se han ido creando en el entorno natural. Así, sólo quedarán autorizadas para estacionar las bolsas de aparcamiento junto al antiguo Chiringuito azul, otra frente a la Cala dels Gossets y la última en la playa de la Ermita. El paso que queda por dar es que entre en vigor una ordenanza, aún en proceso, para regular quiénes tienen las competencias de multar al que incumpla y con qué sanciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente