23 de junio de 2018
23.06.2018
Crevillent

El valor de la Peña Negra

El yacimiento ubicado en la sierra ha permanecido olvidado desde la década de los 70 del pasado siglo y la UA lo está sacando a la luz con su campaña de excavaciones y divulgación

22.06.2018 | 22:15
La visita de representantes de Compromís a la zona de Peña Negra.

Excavaciones. El equipo de la Universidad de Alicante, dirigido por Alberto Lorrio, lleva a cabo los trabajos para poner en valor el yacimiento de Peña Negra, uno de los más valorados de la Prehistoria por su gran extensión.

El estudio de las huellas de la protohistórica ciudad de Herna, en el yacimiento de Peña Negra, en Crevillent, siguen su curso. Los trabajos que está desarrollando la Universidad de Alicante han puesto en valor un enclave en el que no se actuaba desde la década de los setenta, a pesar de su gran valor histórico.

Los trabajos los está dirigiendo el catedrático de la Universidad de Alicante, Alberto Lorrio, y el arqueólogo municipal, Julio Trelis que destacan la importancia y valor que tienen el conjunto de restos arqueológicos de Peña Negra. Unos yacimientos prehistóricos que son de los más importantes que se conocen por su extensión y por la fecha de la que datan, a partir del siglo IX aC. Son poblaciones del período orientalizante (anteriores a los íberos) que además ya comerciaban con los fenicios asentados en la costa de Guardamar.

Los expertos recibieron ayer la visita de los representantes del grupo municipal de Compromís. El portavoz, José Manuel Penalva, dijo que «es evidente que el trabajo y el interés que ha mostrado la Universidad de Alicante y el director de las excavaciones merece nuestro agradecimiento». Además, dijo Penalva, «es importante que los que tenemos responsabilidades públicas tengamos conocimiento del valor que tiene el patrimonio».

Y es que el objetivo tiene que ser dar continuidad a estos trabajos en próximos años. Penalva dijo que «Compromís hará todo lo posible para que así sea».

En definitiva, se trata de evitar que una vez que finalicen las excavaciones no haya que esperar treinta años para volver a actuar en la zona y continuar investigando el pasado. Más importante es también la protección de esta zona y su conservación para generaciones venideras.

En la zona está trabajando el equipo de Alberto Lorrio, que cuenta con un grupo de voluntarios. El trabajo que realizan no se centra solo en la excavación, también se está prestando especial atención a la labor divulgativa de este espacio de la Sierra de Crevillent.

Como fruto de los trabajos que se realizaron en 2015 se identificó la zona como la acrópolis del núcleo urbano con el objetivo de delimitar el perímetro amurallado, analizar las técnicas constructivas y determinar la fecha de la construcción de la muralla. Aquí radica una de las novedades que han salido a la luz con estos trabajos, porque con los nuevos datos los expertos sitúan las construcciones en la época de Bronce Final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente