06 de octubre de 2014
06.10.2014
Crevillent

La belleza del desierto de los Marroquíes

El capitán moro Francisco Miguel Sánchez conquistó las calles crevillentinas con una entrada muy oriental

06.10.2014 | 00:22
La belleza del desierto de los Marroquíes

La elegancia de las tropas de la media luna fueron las protagonistas de las fiestas de Moros y Cristianos de Crevillent, declaradas de Interés Turístico Nacional, con una espectacular Entrada Mora. La lluvia no impidió que las seis comparsas del bando moro desplegaran sus tropas, lideradas por el capitán moro Francisco Miguel Sánchez, y únicamente retrasó la salida de las huestes de la media luna unos cuarenta minutos.

El boato de los Marroquíes llenó las calles crevillentinas de bailes, filás especiales y recuerdos de su historia. Heraldos y la bandera de la capitanía anunciaron a los espectadores el inicio del boato moro que abrían cargos infantiles de la comparsa con festeros y el baile de las mujeres marroquíes que, como es tradicional en Crevillent, evolucionaban al ritmo de las marchas moras.

Los cargos festeros de los Marroquíes de años anteriores también tuvieron su espacio en el desfile llenando de sentimientos el boato, que fue ganando intensidad con la llegada de elementos alusivos a las fiestas y festeros marroquíes que desfilaron con trajes antiguos de la comparsa.

Así, con el ritmo suave y elegante que marcan las marchas moras, llegó el turno del espectáculo que ofreció el Ballet Alicia Montava Belda de Cocentaina, acompañado por una carroza de serpientes del desierto.

El calor llegó a las calles de la villa alfombrera con un espectáculo de escupefuegos seguidos por una filá especial y otro espectáculo de Ágora de Crevillent.

Con el público inmerso en el boato siguieron haciendo su entrada filás especiales, una llamativa fiesta de caballos y elementos que representaban los tesoros del capitán.

El baile también estuvo presente con la actuación del Ballet Unodanza que ofreció el espectáculo «Vents de l'Orient», al que seguía un cabo batidor y una filá especial.

El boato de los marroquíes trasladó a los espectadores hasta el desierto con escorpiones, oasis y un nuevo espectáculo del Ballet Alicia Montava.

La intensidad de la entrada mora fue creciendo por momentos con la llegada de las filás especiales que precedían a la carroza del capitán y la Gran Hurí. Desde ella, Francisco Miguel Sánchez y Gema Jijona recibieron el calor del público cerrando una gran entrada mora.

El resto de comparsas del bando de la media luna fueron las encargadas de abrir la entrada crevillentina. Los festeros moros desfilaron liderados por un ramillete de bellezas. La Sultana Teresa Gema Penalva, de los Omeyas; la Sultana Lorena Asencio, de los Viejos Tuaregs; la Sultana Patricia Bernabeu, de los Benimerins; la Sultana Patricia Puig, de los Beduinos; y la Gran Moravita Azahara Arana, de los Berberiscos, encandilaron al público con su sonrisa y bellos trajes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Lo último Lo más leído