02 de octubre de 2010
02.10.2010
Moros y Cristianos
Crevillent

Espectáculo histórico

Tras meses de preparativos Crevillent se encuentra inmersa en la celebración de las Fiestas Patronales y de Moros y Cristianos en honor a San Francisco de Asís

02.10.2010 | 02:00
La representación histórica de la Embajada al Ra'is devuelve a Crevillent al año 1256.

La Entrada Infantil llenó ayer las calles de alegría y colorido con los pequeños festeros que recibieron el calor del público. La nota histórica la puso la primera de las embajadas, declaradas Bien Inmaterial de Relevancia local.

La esperada trilogía festera arrancó ayer en Crevillent. Las Fiestas Patronales y de Moros y Cristianos de la localidad alfombrera, declaradas de Interés Turístico Nacional, afrontan este fin de semana sus días más importantes. Prueba de ello fue la gran cantidad de personas que ayer se echaron a la calle para disfrutar del primer de los actos de la trilogía, la Entrada Infantil.
El futuro de la fiesta crevillentinos, los niños, ocuparon las calles más céntricas de la localidad con una entrada cargada de ilusión y colorido. Las pequeñas reinas y sultanas de cada comparsa saludaron al público desde sus carrozas engalanadas con bellos trajes basados en la época medieval.
Los niños y niñas de Crevillent hicieron gala de su buen hacer festero al frente de sus propias filás, invitando a la celebración a todas las personas que ayer acudieron a su encuentro.
La Entrada Infantil salió desde la calle Puertas de Orihuela y pasó por la Santísima Trinidad, San Sebastián, Plaza Chapí, Blasco Ibáñez y la Plaza de la Constitución. Un recorrido abarrotado de público, que demostró la buena aceptación que tiene en la localidad la Entrada Infantil, que tras varios años de ausencia se recuperó el año pasado para devolver a los niños el protagonismo que merecen, como parte fundamental de la fiesta de Moros y Cristianos.
A lo largo de toda la entrada, los niños recogieron el aplauso del público que disfrutó al ver, en ellos, asegurado el futuro de los Moros y Cristianos de Crevillent.

Embajadas
Más tarde, pasadas las 21 horas todas las comparsas se concentraron en la Plaza de la Constitución para participar en la primera representación histórica de la fiesta, la Embajada al Ra'is.
Ante el Castillo Moro de Crevillent, ubicado en la Plaza de la Constitución, las huestes cristianas, con su embajador al frente, secuestraron al Ra'is de la villa provocando la guerra entre moros y cristianos.
La escenificación arrancó con una voz en off que situó al espectador en el Crevillent del año 1256. La música "La danza de las gitanas", del compositor local Mario Martínez, acompañó al baile del grupo de jóvenes festeras dirigidas por Lydia Sánchez.
Tras este espectáculo irrumpieron en la escena las tropas del bando cristiano instando a los moros a rendirse, algo que no sucedió y desembocó en una lucha entre los festeros, y en la que también intervino el grupo Baluarte, llenando de acción la Plaza de la Constitución. La escena finalizó con el rapto del Ra'is de Crevillent, a manos de los cristianos, y el disparo de una salva.
El desenlace a la historia de las embajadas, declaradas recientemente por la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana como Bien Inmaterial de Relevancia Local, tendrá lugar el próximo lunes con la Embajada al Rey don Jaime I. Antes, durante este fin de semana, tendrán lugar las dos grandes entradas de las tropas moras y cristianas en la localidad.
Por otro lado, ayer estaba prevista la inauguración de la Barraca Popular 2010 patrocinada por la Concejalía de Fiestas y producida por la empresa Alson Espectáculos. Para la primera noche de fiesta se programó el concierto del grupo alicantino El Pacto y para hoy está previsto el concierto, con entrada gratuita, de El Arrebato, además de varias actividades de animación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Lo último Lo más leído