06 de junio de 2010
06.06.2010
Santa Pola

Recogen 200 firmas para pedir que se permita pescar en dos espigones más

Los responsables municipales estudian modificar la Ordenanza de Playas para abrir a los pescadores un punto  en La Gola y otro en el paseo de Santiago Bernabeu

06.06.2010 | 02:00
El Ayuntamiento valora permitir la pesca en dos espigones del casco urbano.

El Ayuntamiento de Santa Pola valora modificar la Ordenanza de Limpieza, que entró en vigor hace poco más de un año, para permitir la pesca con caña las 24 horas del día en dos puntos más de la costa santapolera. Concretamente, se estudia abrir el espigón de La Gola, al final de la playa de Tamarit, y uno de la zona de la avenida del Santiago Bernabeu.
Esta demanda llega por los propios aficionados a esta actividad que han presentado alrededor de 200 firmas en el Consistorio reclamando una medida que les permita utilizar algún punto de la costa durante el día, ya que actualmente la pesca en el casco urbano únicamente está permitida de diez de la noche a siete de la mañana.
Sin embargo, los pescadores explican que actualmente hay muchos niños que quieren acompañar a sus padres por lo que solicitan algún lugar donde poder practicar esta afición en horario diurno. Y, en este horario, la Ordenanza de Limpieza únicamente permite esta práctica en el espigón del Club Náutico -por su cara oeste-; en la zona de Santa Pola del Este, desde el parque de Xaloc hasta la Ermita, con excepción de las calas ubicadas en la zona. Así, la normativa de playas establece que siempre se guardarán, como mínimo, cien metros de distancia de cualquier bañista.
No obstante, pese a estos lugares, los pescadores exponen que están muy alejados del casco urbano y son, por tanto, de difícil acceso para personas que no tienen vehículo.
El concejal de Playas, Javier Baile, explicó que la intención del Ayuntamiento es que "todo el mundo pueda disfrutar de las playas de Santa Pola y que no haya nunca ningún accidente". De no aplicarse ya esta medida es por el coste económico que conlleva, que ronda los 12.000 euros. Esta cantidad es lo que supone la compra de l0s 800 metros de corcheras que se necesitan para delimitar la zona que se destinará a los pescadores con caña y que no podrá ser utilizada por los bañistas. No obstante, los propios pescadores están buscando soluciones en las tiendas especializadas para que el este coste de la delimitación de la zona acotada se reduzca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente