30 de agosto de 2012
30.08.2012

El humor ante la existencia

El escritor José Siles vuelve a la narrativa con una hilarante y mordaz crítica al mundo de la docencia y la investigación

30.08.2012 | 02:00

El regreso narrativo de José Siles se ha hecho esperar. Después de El latigazo, publicada por Huerga y Fierro en 1997, el lector no había tenido ocasión de acercarse a la obra siempre singular de este cartagenero afincado en Alicante. Durante este tiempo el escritor se ha dedicado, en el plano creativo, a dar cuerpo a una producción poética concretada en tres libros, y no ha sido hasta La venus de Donegal cuando su autor se ha adentrado de nuevo en la prosa. Esta novela mantiene la señas de identidad que su autor ya había mostrado en sus anteriores novelas y cuentos.
Entre estas señas destaca acerado y peculiar sentido del humor, en su más amplia e inteligente acepción, aspecto que es rara avis en la narrativa española de los últimos tiempos. Y el ejercicio de ese sentido del humor que, en última instancia, es un posicionamiento ante la existencia, responde a características propias: una vinculación clara al esperpento, a la deformación de la realidad para, de este modo, acceder a un plano de la realidad nuevo pero no por ello menos incisivo.
Los personajes que construye José Siles, de nombres peregrinos, especiales, se mueven en esferas de comportamientos excesivos, de motivaciones poco convencionales. La trama, en este caso, se ocupa de un ámbito bien conocido para el autor, de la docencia y la investigación, que son objeto de una crítica mordaz, donde no queda títere, o catedrático, con cabeza. Tomando como eje argumental el Quijote y sus autorías posibles, el autor hilvana una serie de situaciones a cada cual más pantagruélica, hilarante, pero, al tiempo, dura, lacerante, de una vigencia notable.
La escritura, con una cierto deje barroco, de expresiones ricas y donde el lenguaje es un elemento fundamental, invita al lector a dejarse llevar por unas peripecias poco comunes. El lector tiene que darle un voto de confianza a la historia y entrar en su juego, estableciendo un pacto donde lo inverosímil deja de serlo, donde detrás de una serie de situaciones excesivas se esconden ideas sobre la vida, sobre la creación, sobre determinados status quos, sobre la endogamia en muchos territorios, sobre muchas cuestiones que el lector puede descifrar entre sus líneas. Estamos, por tanto, una novela que merece leerse, divertida y con poso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Ocio


Toñi Moreno, pletórica en la recta final del embarazo

Toñi Moreno, pletórica en la recta final del embarazo

La presentadora sigue acumulando reconocimientos mientras cuenta las semanas para ser madre

El momento fan de Belén Esteban con David Broncano

El momento fan de Belén Esteban con David Broncano

La colaboradora de televisión y el presentador coincidieron en la gala de los Premios Iris

Noemí Galera explica su drástica decisión para alejarse de la polémicas de 'OT'

Noemí Galera explica su drástica decisión para alejarse de la polémicas de 'OT'

La directora de la Academia explica cómo van los castings para la nueva edición del concurso


'La casa de papel' arrasa en los Premios Iris de la Televisión

'La casa de papel' arrasa en los Premios Iris de la Televisión

La exitosa serie de Netflix se lleva los cinco galardones a los que estaba nominada en esta gala

'Frozen 2' se estrenará también en varios hospitales

'Frozen 2' se estrenará también en varios hospitales

Los niños ingresados en estos centros podrán disfrutar del estreno de la esperada película de...