28 de julio de 2011
28.07.2011

(Re)visitando (líricamente) a Peter Pan

Una poemario que hace referencia a la mitología del niño eterno y otros personajes, que a golpe de cuento han construido la infancia de tantos

28.07.2011 | 02:00

Peter Pan nació a principios del siglo XX en los Jardines de Kensington, en Londres, de la mano de James Matthew Barrie (1860-1937), que lo inmortalizó en una obra de teatro, Peter Pan (1904), y en una novela posterior, Peter Pan y Wendy (1911). Desde entonces, la historia del niño que no quería crecer y personajes como Wendy, el Capitán Garfio o Tigrilla no ha dejado de reescribirse y reinterpretarse de diferentes modos. De hecho, la sombra de Peter Pan es alargada y la hemos visto proyectarse sobre obras de teatro -ese fue realmente su origen, la pieza teatral Peter Pan o el niño que no quería crecer, de Barrie-, novelas -Peter Pan de rojo escarlata, de Geraldine McCaughrean-, películas -el clásico de animación Peter Pan (1953), la relectura de Spielberg en Hook (1991), el film de P. J. Hogan Peter Pan (2003) o el biopic sobre Barrie Descubriendo Nunca Jamás (2004), sin olvidar el homenaje explícito que se le rinde al personaje de Wendy en El orfanato (2007)- e incluso poemarios -La sombra de Peter Pan, de Sofía Castañón-.
Ahora, la sombra de Peter planea sobre el segundo libro de poemas de Siracusa Bravo Guerrero (Sevilla, 1983), que ha publicado en su ciudad natal, en la colección de poesía ilustrada de Cangrejo Pistolero Ediciones, De cómo Peter Pan me quitó demasiado, un excelente poemario con ilustraciones de Vanessa Blanco Jiménez y prólogo de Juan Cobos Wilkins. Este nuevo título, por tanto, ha pasado a formar parte de todo ese universo peterpánico, si se me permite el neologismo. En el fondo, todos querríamos ser como Peter Pan y vivir en el País de Nunca Jamás con los demás Niños Perdidos, luchando contra los piratas y cacareando cuando nos viniera en gana, pero hemos acabado por parecernos más al personaje interpretado por Robin Williams en Hook.
De cómo Peter Pan me quitó demasiado es un volumen de una estructura perfectamente trabada, en el que los distintos poemas se van agrupando en tres partes bien diferenciadas, "Primera primavera", "Segunda primavera" y "Tercera primavera", si bien quedan fuera de esas partes dos piezas iniciales y un poema final, impreso sobre la contracubierta. Los poemas dejan espacio suficiente a las ilustraciones, y a veces se integran en ellas, en un interesante juego de color -verde, por supuesto- y tipografías. Además, el libro adopta la forma de dietario, y muchas de las composiciones van precedidas por una indicación de fecha. Las tres partes no son de extensión homogénea, sino que la primera, que incluye veintiséis poemas, es la más extensa, y las dos siguientes son mucho más breves, con siete poemas y uno, respectivamente.
Cobos Wilkins, en el sugerente prólogo, lanza una invitación a la lectura que no podemos rechazar: "Leamos. Para que jamás, nunca, nos pinchemos por no saber qué es un dedal. Leamos para que continúe por siempre inmarcesible el Misterio". Y aquí es donde radica uno de los grandes logros de este libro, en sus continuas alusiones y referencias, sobre todo a la mitología de Peter Pan, pero también a otros muchos personajes que, a golpe de cuento, cine y leyenda, han ido construyendo los sueños de nuestra infancia, aunque eso no evita que, en ocasiones, Siracusa recurra a la desmitificación. Así ocurre en los versos de "A-got(h)ada": "No me faltan ganas / para tirarle piedras a Cupido / pero después de luchar contra sirenas, / nadar entre piratas / y correr tras los indios, // no me quedan fuerzas / ni para levantar el brazo / y mostrarle el dedo / en señal de desafío".
En "Ahora...", en cambio, recorre la galería de personajes que pueblan los cuentos infantiles -Dorita, la Bella Durmiente, Blancanieves, Caperucita, Alicia...-, y también hay hueco en estos poemas para el juego y la diversión, según leemos en estos versos de "Conociéndote": "Hoy soy pirata. / Surcaré el mar con Garfio y sus perros. / Daremos vueltas y más vueltas, / te encontraremos. / Tendrás que elegir atado de pies y manos / al final de la plancha: / ¿verdad, atrevimiento o beso?".
Y esto es solo una muestra de lo que encontraremos entre las páginas de De cómo Peter Pan me quitó demasiado. Nos vemos en el País de Nunca Jamás. No olviden la dirección: segunda estrella a la derecha y todo recto hasta al amanecer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Ocio


Estrenos de la semana: 'Cómo entrenar a tu dragón 3'
Estrenos de cine de la semana: Los dragones invaden la pantalla

Estrenos de cine de la semana: Los dragones invaden la pantalla

'Cómo entrenar a tu dragón 3' compite con '¿Podrás perdonarme algún día?', nominada a los Oscars

Woody Allen rodará en España su próxima película

Woody Allen rodará en España su próxima película

San Sebastián es uno de los posibles escenarios para la nueva cinta del cineasta

¿Cómo ver la gala de los Oscars en directo?

¿Cómo ver la gala de los Oscars en directo?

Descubre con nosotros el nombre de los ganadores y no te pierdas ni un detalle de lo que ocurra en...

Cómo hacer torrijas de carnaval light

Cómo hacer torrijas de carnaval light

Una receta saludable para disfrutar de uno de los dulces más tradicionales y sabrosos


´Espejo Público´: Fran Rivera bromea sobre la relación de Albert Rivera y Malú

´Espejo Público´: Fran Rivera bromea sobre la relación de Albert Rivera y Malú

El torero, colaborador del programa, no se corta a la hora de comentar el romance del momento

Ana Obregón también suena para ´MasterChef Celebrity´

Ana Obregón también suena para ´MasterChef Celebrity´

La cuarta edición del programa se encuentra en negociaciones con los que serán sus futuros...