17 de marzo de 2020
17.03.2020
CORONAVIRUS

Imprescindibles ante la crisis del coronavirus

El estado de alarma refuerza la importancia de oficios que son vitales para que los ciudadanos estén seguros y no sufran desabastecimientos

16.03.2020 | 21:54
Imprescindibles ante la crisis del coronavirus

En primera línea. Todo el mundo tiene que poner de su parte para hacer frente al coronavirus, pero hay determinados oficios que en el actual estado de alarma se convierten en trascendentales para que todos los ciudadanos estén bien atendidos, seguros e informados, y que al mismo tiempo no sufran desabastecimientos. Farmacéuticos, policías, limpiadores, bomberos, panaderos... son los imprescindibles ante la crisis sanitaria.

El estado de alarma declarado con motivo de la pandemia del coronavirus ha dejado a los ciudadanos confinados en sus casas, hasta tal punto que solo pueden salir a la calle para ir a trabajar o comprar productos de primera necesidad, como alimentos o medicamentos, entre otros. Esta situación propicia que determinados oficios cobren una importancia vital en estos momentos, para evitar desabastecimientos y que todo el mundo se sienta protegido y bien atendido.

Se trata de un auténtico batallón de trabajadores situados en primera línea, que en estas circunstancias tienen que hacer un esfuerzo añadido. En el apartado de la alimentación, las situaciones son diversas. Los carniceros han registrado un notable incremento de la demanda que les ha obligado a reforzar las elaboraciones. Los panaderos, por contra, han reducido las elaboraciones por el cierre de bares y restaurantes. Gasolineros y estanqueros también están notando un descenso en el número de clientes.

Los farmacéuticos deben mantenerse al pie del cañón para el suministro de los medicamentos, y asisten perplejos al hecho de que numerosas personas mayores, precisamente las de mayor riesgo, siguen sin asimilar la necesidad de permanecer en sus casas.

Los cuerpos de seguridad son del todo imprescindibles en estos momentos, tanto para mantener el orden como para hacer cumplir las restricciones que conlleva el actual estado de alarma. También los limpiadores tienen que seguir velando, con más intensidad si cabe, por la higiene de las calles, siendo al mismo tiempo escrupulosos en extremar al máximo las precauciones para evitar contagios. Y una mención especial merecen otros gremios como el de los quiosqueros, encargados de vender periódicos y con ello de mantener bien informada a la ciudadanía, en un momento en que la información rigurosa y contrastada es esencial.


Miguel Alvado: «Las personas mayores son las que menos cumplen el aislamiento»


Titular de una oficina de farmacia de Alicante

Los farmacéuticos de la provincia están desbordados y muy asustados por la gran cantidad de personas mayores que ven en las calles pese al confinamiento ordenado a toda la población. Un ejemplo es Alicante, donde el titular de una oficina de farmacia situada junto al Mercado Central, Miguel Alvado, alertaba ayer de que son las que menos están cumpliendo las medidas pese a su gran vulnerabilidad. «Esta prohibición desata los ánimos más traviesos y esto hace que el riesgo se multiplique exponencialmente», señalaba.

Puso como ejemplo ancianos que salen al banco, a la farmacia y a comprar el pan «y esto no puede ser una rutina diaria». También relató que llegan mayores pidiendo productos para la dentadura postiza o protectores labiales y alertó de la gran cantidad de personas de edad avanzada que van tan tranquilas al Mercado sin presencia policial alguna. «Estoy asustado y avergonzado porque esto es letal», avisó.


Laura Sánchez: «Hemos reducido las elaboraciones por el cierre de bares y restaurantes»


Propietaria de una panadería en Benidorm

Laura Sánchez Vivar es propietaria del Horno de Pan La Espiga de Oro de Benidorm. Desde que empezó la crisis del coronavirus, ella y su padre, dueño también del negocio, han tomado todas las medidas necesarias, aunque asegura que «no tenemos mascarillas ni geles» porque es prácticamente imposible encontrarlos, pero sí llevan guantes ellos y su empleada, quien aparece en la foto, y «nos lavamos y desinfectamos muchos más que habitualmente». La panadera apunta a que estos días «funcionamos como siempre» aunque «hemos reducido las elaboraciones del obrador porque han cerrado bares y restaurantes» y «sólo estamos dando servicio a los clientes». Entre las medidas que han tomado está la de «sólo dejar entrar a dos personas» y colocar cintas de separación para el turno. «Esta tarde (por ayer) abriremos pero si sólo hay gente de paso que no viene a comprar nada de primera necesidad, abriremos sólo hasta mediodía».


José Ramón Cortés : «Si la gente no acapara no tiene que haber problema de abastecimiento»


Carnicero en el barrio alicantino de San Blas

El acaparamiento que muchas personas hicieron el fin de semana impidió que abriera ayer su tienda como de costumbre. José Ramón Cortés, carnicero del barrio alicantio de San Blas, volverá a dar hoy el servicio con sus cinco empleadas sirviendo y elaborando sus productos. Está en contacto con 300 carniceros de toda España y reconoce que hay una situación de incertidumbre y momentos de preocupación. Mientras reconoce nerviosismo entre su clientela. No teme que haya falta de productos. «Si la gente se conciencia y no acapara no debería haber problemas». Admite que el viernes fue un día descomunal, como en víspera de Navidad. La gente en lugar de uno se llevaba tres pollos, y por cada clienta venían tres más. Admite que en sus 60 años «no he visto ninguna crisis como esta». Ante la falta de mascarillas su mujer cosía las que usarán hoy. Reconoce que «el desabastecimiento no me preocupa, los motivos sanitarios y el desconocimiento sí».


Juan Calderón: «En el primer día tras aplicarse la alarma sanitaria he perdido un 50% de clientes»


Propietario de un estanco en Elda

Perplejidad más que miedo es lo que nota entre su clientela el dueño del estanco del barrio Nueva Fraternidad de Elda. «Con el coronavirus las autoridades nos han hecho pasar en dos días de la fiesta y el cachondeo al temor y el confinamiento», comenta Juan Calderón Sánchez, quien a sus 55 años dice que «esto ya no me pilla de susto».

Tanto él como su hermana están tomando las medidas aconsejadas por las autoridades. Guardan más de un metro de distancia de los clientes, solo permiten el paso de dos personas al mismo tiempo y desinfectan mostradores y máquinas con asiduidad. En su caso la alarma sanitaria ha tenido consecuencias muy negativas tras aplicarse el Real Decreto. «En el primer día he perdido un 50% de clientes», por lo que ya se está planteando reducir el horario tres horas repartidas entre mañana y tarde. Además, en su caso las ventas se limitan al tabaco porque todos los sorteos de lotería han sido cancelados.


Aaron Pérez: «Todos los días desinfectamos nuestro local para evitar contagios»


Empleado de la limpieza en Alcoy

Aarón Pérez es empleado de la limpieza viaria en Alcoy, una actividad que ha sufrido cambios importantres como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Lo principal son los cuidados desde el punto de vista de la higiene, que se han extremado. «Todos los días desinfectamos el local donde dejamos nuestro material para prevenir y evitar cotagios. También nos estamos poniendo antes a trabajar para no coincidir con los compañeros del siguiente turno».

Por lo demás, el trabajo y las rutas urbanas que realiza son las mismas que venía haciendo con anterioridad a que se declarase el estado de alarma. De momento no ha notado que se haya reducido la cantidad de suciedad en las calles, «aunque es de prever que el confinamiento de la gente en las casas propicie que vayan disminuyendo los residuos», comenta. También hace un llamamiento a la concienciación ciudadana.


Raúl Romero: «Es una situación que no hemos vivido nunca, ni siquiera parecida»


Inspector de la Policía Local de Alicante

Raúl Romero es inspector de la Policía Local de Alicante y reconoce que se trata de «una situación que no hemos vivido nunca. Nunca nos hemos enfrentado a una situación ni siquiera parecida». Afirma que van amoldándse poco a poco a las necesidades y resalta que «es una tormenta entre decretos, bandos, reales decretos... Vamos aguantando, pero surgen dudas con las prohibiciones de actividades y cuesta un poquillo».

Lo que elogia Raúl es la respuesta de la ciudadanía. «Salvo un porcentaje mínimo de gente, la ciudadanía esta acogiendo el estado de alarma muy bien y colaborando mucho; por ejemplo he visto en la Playa de San Juan cómo los vecinos increpaban a las personas que estaban de paseo». También agradece la colaboración de muchos comercios que podían haber abierto y «han decidido cerrar y facilitarnos material, como muchos comerciantes chinos que nos han dado mascarillas y alcohol».


Olga y Jorge: «Es un poco desolador y duro ver la ciudad de Alicante tan vacía»


Agentes de la unidad de la Policía Nacional Adscrita a la Comunidad Valenciana

Olga y Jorge forman una de las patrullas 112 de Atención al Ciudadano de la Policía Autonómica, cuyos efectivos, al ser una Unidad Adscrita de la Policía Nacional, están ahora a disposición de las emergencias que lleguen a la sala del 091 e inspeccionando establecimientos. Su comisaría de Alicante les ha dotado de medios de protección, pero el miedo a un posible contagio «siempre existe, sobre todo en intervenciones en el hospital». De estos escasos días de estado de alarma les ha llamado la situación de las calles de Alicante el pasado fin de semana. «Es un poco desolador, es duro ver la ciudad tan vacía», afirman. Los agentes señalan que «estamos informando a muchísimos ciudadanos que todavía desconocen cual es el sistema establecido de estado de alarma. La gente sigue paseando en grupo y los turistas desconocen la normativa». Olga y Jorge también destaca la buena reacción de la ciudadanía: «Colaboran y facilitan muchísima información».


Javier Botella: «Hemos cambiado protocolos para aislar a los cinco grupos de bomberos»


Bombero del parque comarcal del Baix Vinalopó en Elche

El servicio de los bomberos es otro del que no puede prescindirse en estos momentos y en el que no cabe el teletrabajo. Javier Botella señala que se han extremado las medidas de precaución en el parque de Elche, que da servicio a todo el Baix Vinalopó. El turno que entra cada mañana ya no coincide con el saliente. «Antes sí coincidíamos, intercambiábamos los partes del día anterior y demás. Ahora solo coinciden los sargentos. Es raro, porque somos como una gran familia y ahora no puedes tocarte, hay que estar a más de un metro, comemos en el parque y lavamos los cubiertos antes y después de comer...». Si uno de ellos diera positivo, «habría que aislar a todo el equipo, de ahí la importancia de que no mantengan contacto entre los cinco grupos». Los bomberos también cuentan con mascarillas y guantes de protección para atender los avisos. «No queda otra, pese a todo, trabajamos con ganas».


Ángeles Berna y Monse Berna: «Mucha gente compra el periódico estos días por los bulos de internet»


Quiosqueras de Orihuela

Para las hermanas Ángeles y Monse Berna la situación de confinamiento está atrayendo nuevos clientes que buscan en periódicos y revistas una buena manera de informarse y entretenerse en su aislamiento domiciliario. Ambas regentan un céntrico quiosco de prensa en la Plaza Nueva de Orihuela desde hace años. «La gente quiere información de periódicos, porque a pesar de tener la televisión, muchos prefieren la prensa», explica Monse. Ángeles añade que «hay muchos bulos en internet, por eso prefieren informarse por un periódico que coger el móvil todo el día».

Ambas dicen llevar «muy bien» ser uno de los pocos establecimientos que pueden abrir tras decretarse el estado de alarma. «La precaución que tomamos es la distancia que nos separa de los clientes», explican. «La información es muy importante en casos como éste y hay mucha preocupación, viene la gente a comprar el pan y el periódico y se van a casa corriendo sin hacer más comentarios», dicen.


Jordi Abril: «La gasolina se la ponen los clientes, atendemos por ventanilla y con guantes»


Trabajador de una gasolinera de Elche

Sin salir a repostar, con el lavadero cerrado, atendiendo desde una ventanilla y con guantes. Así es el día a día de trabajadores de estaciones de servicio como Jordi Abril ante la pandemia del coronavirus. Desde una gasolinera de Elche asegura que a los clientes no les queda otra que ponerse por ellos mismos combustible para no tener ningún tipo de contacto. «A la gente que no sabe echarse gasolina se lo tenemos que explicar desde la distancia, esto es nuevo para todo el mundo», señala.

La clientela bajó ayer considerablemente, pero durante el fin de semana asegura que notaron un repunte de conductores, unos con miedo a que cerraran petroleras, otros para llenar sus depósitos por la bajada del precio del diésel y otros simplemente «por darse una vuelta» con el coche ante el confinamiento decretado. El gasolinero asegura que «hay incertidumbre por esta crisis», pero es consciente de que su sector tiene que seguir funcionando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La ORA en Alicante

Calendario laboral y escolar 2019/2020

Calendario laboral 2020 en la Comunidad Valenciana

Calendario Laboral 2020 de Alicante

Aquí tienes a tu disposición todos los días festivos en Alicante, así como el calendario escolar 2019/2020.


Lo último Lo más leído