23 de enero de 2020
23.01.2020
TEMPORAL EN ALICANTE

El temporal muestra su cara más trágica con dos víctimas mortales en Alcoy y La Nucía

Una mujer de 75 años murió sepultada ayer por los escombros en el tercer derrumbe de edificios registrado en el casco antiguo de la capital de l'Alcoià, mientras que el cadáver del hombre de 67 años desaparecido el martes fue encontrado en el río Guadalest

23.01.2020 | 09:17
A la izquierda, los bomberos retiran escombros de la vivienda de Alcoy desplomadas. A la derecha, agentes de la Guardia Civil trasladan el cuerpo hallado en el río Guadalest

Dos personas fallecidas se han convertido en la cara más trágica de la borrasca «Gloria» a su paso por la provincia de Alicante. Una mujer de 75 años murió ayer como consecuencia del tercer derrumbe de edificios registrado en el casco antiguo de Alcoy desde que dio comienzo el temporal. El hundimiento afectó a la parte trasera de dos inmuebles de la calle San Agustín, quedando atrapada entre los escombros una vecina que en el momento del incidente se encontraba en el interior de la cocina de su vivienda situada en un cuarto piso. A este fallecimiento se le unió el del vecino de Benidorm desaparecido el martes, y el cual fue localizado también en la jornada de ayer en las aguas del río Guadalest.

El temporal de lluvia, viento y nieve que ha atravesado el este peninsular se ha cobrado ya la vida de nueve personas, cinco de ellas en la Comunidad Valenciana. Las dos pertenecientes a la provincia de Alicante se confirmaron ayer, una en Alcoy como consecuencia de un derrumbe y otra entre Polop y la Nucía tras ser arrastrada por las aguas del río Guadalest.

En el caso de Alcoy, los hechos se registraron poco antes de las diez de la mañana, cuando se hundían las partes traseras de dos edificios de cinco plantas situados en la calle San Agustín, justo donde se situaban las cocinas y los cuartos de baño. Mientras en el número 10 no había nadie en el interior, en el 8 sí que residían tres inquilinos. Uno de ellos se encontraba en su vivienda, pero en la parte delantera de la finca, por lo que salió ileso por su propio pie, mientras que otro estaba de viaje.

Las alarmas saltaron cuando no se lograba dar con el paradero de la tercera inquilina, una mujer de 75 años que residía sola en el cuarto piso y cuyo teléfono móvil resonaba entre los escombros.

De inmediato se montó un dispositivo de rescate formado por 18 bomberos asistidos por 15 operarios de la brigada municipal de obras, a los que se unió un perro adiestrado del consorcio provincial que resultó decisivo para localizar a la vecina en poco más de una hora. Los bomberos centraron su actuación en el lugar señalado por el can, encontrándose sin embargo con la desagradable realidad de que la mujer, Trinidad M., había fallecido. El levantamiento del cadáver tuvo lugar a la una y media de la tarde, después de que acudiera una comisión judicial.

Dos psicólogas y dos trabajadoras sociales de la Cruz Roja prestaron asistencia a dos hijas y tres nietos de la fallecida, visiblemente desolados, mientras efectivos de la Policía Local y Nacional mantenían acordonada la zona. También acudieron los concejales Raül Llopis, Alberto Belda, Lorena Zamorano y Aranza de Gracia por parte del gobierno municipal, así como Quique Ruiz, Cristian Santiago y David Abad, entre otros, por parte de la oposición. Asimismo, se desplazó hasta la ciudad para interesarse por lo ocurrido la subdelegada del Gobierno, Araceli Poblador.

Fuentes municipales explicaron que los edificios afectados no estaban declarados en ruina, y que en el Ayuntamiento no consta ningún expediente abierto sobre ninguna de las dos propiedades, ni relativas a la Inspección Técnica de Edificios, que se pasó en su momento, ni a otros problemas.

A falta de que se lleve a cabo una investigación exhaustiva, todo parece indicar que las filtraciones de agua como consecuencia de las intensas lluvias están detrás del colapso. Se da la circunstancia que los inmuebles están situados en un solar que en su momento estuvo ocupado por otros edificios que fueron demolidos, lo que los ha dejado más expuestos a las inclemencias meteorológicas.

Localización

Por otra parte, cerca de las 11:30 de la mañana de ayer, los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, asistidos por los bomberos del SPEIS con drones, localizaron el cuerpo sin vida del hombre de 67 que desapareció el pasado martes en la comarca de la Marina Baixa, concretamente en la localidad de Callosa d'en Sarrià. Posteriormente, un par de horas más tarde, ese mismo grupo fue el encargado de sacar el cuerpo del cauce del río Guadalest.

Por la mañana, un vecino llamaba a la Policía Local de este municipio para informar de que había avistado un cuerpo flotando en el río Guadalest. Tras el aviso, todos los elementos que participaban en las labores de búsqueda del hombre que había desaparecido durante el temporal se desplazaron hasta la zona ante la posibilidad de que se tratara de la misma persona.

Los primeros en llegar fueron los efectivos del parque de bomberos de Benidorm. En torno a una decena de efectivos fueron los encargados de iniciar las labores de rescate para recuperar el cadáver, aunque minutos más tarde llegó el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Alicante, que recogieron el testigo y al final fueron los que consiguieron llegar hasta los restos mortales del sujeto, para posteriormente sacarlo del rio alrededor de las 14 horas.


Fuentes de la Guardia Civil señalan que la zona en la que se encontró el cadáver era de muy difícil acceso, por lo que tuvieron que transportarlo en camilla durante varios kilómetros a través de sendas rurales hasta donde se encontraban los vehículos de emergencia. El cuerpo del hombre fue trasladado hasta el Centro de Salud de La Nucía y desde ahí lo llevaron al Tanatorio de La Vila Joiosa para que sus familiares puedan hacerse cargo de él.

El dispositivo de búsqueda fue activado el martes por la tarde, cuando se informó a los servicios de emergencia de la Generalitat Valenciana de la desaparición de un hombre de 67 años de edad en el término municipal callosino.

Lo único que se sabe es que el hombre se dirigía con su coche desde Benidorm hasta una caseta de aperos de su propiedad en la localidad de Callosa d'en Sarrià y después no se supo nada más de él y de lo que le sucedió.

En la noche del pasado martes, la brigada que desarrollaba las labores de busqueda encontró el coche del hombre. El vehículo se encontraba vacío y en una zona completamente inundada y de muy difícil acceso.

Se presume que, al intentar atravesar el camino anegado que cruza el río Algar, su coche habría sido arrastrado dos kilómetros abajo por la subida del agua a consecuencia del temporal, lo que lo arrastró y lo llevó hasta el punto de la partida Alcolecha, en el término municipal de La Nucía, en el que fue encontrado. Hasta el momento no se han podido determinar las causas ni la forma en la que se produjo el deceso.

Tavernes

La Guardia Civil, por otro lado, investiga si un hombre hallado muerto en Tavernes corresponde a un desaparecido de Alicante o de Ibiza. El estado del cadáver hace pensar que llevaba semanas muerto, pero el temporal lo ha puesto al descubierto.



Evaristo Ferrer: «Si llego a estar en la cocina o en el aseo también habría muerto»

Vecino de la mujer fallecida en Alcoy

Evaristo Ferrer, vecino de la mujer que ayer falleció en Alcoy, se encontraba durmiendo en el momento en que se registró el derrumbe parcial del edificio. Tuvo la suerte de encontrarse en una habitación situada en la parte delantera de la casa. «Si llego a estar en esos momentos en la cocina o en el aseo seguramente también habría muerto», señalaba visiblemente afectado.

Evaristo vivía en el quinto piso del número 8 de la calle San Agustín, justo encima de la vivienda de la mujer. Señala que en el momento del incidente se encontraba en una habitación situada en la parte delantera del inmueble, la que no se vio afectada por el desplome.

«Hago el tercio y por eso estaba durmiendo a esas horas. Ha sido el estruendo del derrumbe y el temblor que lo ha acompañado lo que me ha despertado totalmente sobresaltado. No sabía lo que estaba pasando, pero luego me he dado cuenta de que la parte trasera de la casa había desaparecido».

De inmediato bajó por las escaleras hasta la calle, encontrándose con el dantesco espectáculo de los escombros. «Se ha venido abajo la parte de los aseos y las cocinas. Si llego a estar en esos momentos allí seguramente también habría muerto, porque el derrumbe ha sido colosal».

Evaristo asistió también con nerviosismo a los momentos de incertidumbre en que no se sabía si su vecina estaba fuera de la casa o entre los escombros. «Normalmente la escucho cuando se va, porque en estas casas las paredes hablan y se oye cuando se abren y cierran las puertas. En esta ocasión es cierto que estaba durmiendo, pero la verdad es que no he escuchado nada en absoluto», enfatizaba.

El vecino señala «que ni en el peor de los sueños podía esperar que sucediese algo así», porque la casa «se veía sólida». De hecho, la fachada de los dos inmuebles afectados presenta un buen aspecto.

Sin embargo, y según reconoce Evaristo, «en los últimos días, coincidiendo con las lluvias, sí que se escuchaban ruidos y crujidos extraños. De cualquier forma, insisto, nunca me esperaba que pudiese ocurrir una tragedia como esta», concluyó.

El agua de tres barrios de Alcoy sigue sin ser apta para el consumo por filtraciones

Críticas de los grupos de la oposición al gobierno municipal por la falta de información y soluciones

El agua de los barrios alcoyanos de Santa Rosa y Batoy y la parte alta del Ensanche continúa sin ser apta para el concumo debido a las filtraciones de tierra registradas durante el temporal.

El Ayuntamiento, tal y como adelantó ayer este diario, informó de este problema a través de las redes sociales en la tarde del martes. Ayer la empresa Aqualia emitía un comunicado en el que señalaba que las pruebas realizadas ya no han detectado turbidez en el agua, pero que en cumplimiento de la normativa sanitaria vigente continúa calificándose como «agua no apta para el consumo» hasta nuevo aviso. En concreto, no se puede utilizar para beber, preparación de alimentos o para la higiene personal.

Por parte de la oposición, tanto el PP como Guanyar han criticado la gestión que está realizando el gobierno municipal socialista de este tema, acusándolo de falta de información, al limitarse a las redes sociales, y de no aportar ninguna solución transitoria para los vecinos afectados. Mientras tanto, la demanda de agua en los comercios se ha incrementado de manera destacada, tal y como ha podido constatar este diario.

Los problemas de abastecimiento eléctrico, por otro lado, siguen presentes en distintos puntos de la provincia. Este es el caso de la Vall d'Alcalà, en la Marina Alta, donde están sin servicio desde el pasado lunes, con la consiguiente indignación vecinal. El alcalde, Pablo Martínez, criticaba ayer la situación creada, «con los vecinos, la mayoría de edad avanzada, que no tienen calefacción ni pueden ducharse con agua caliente, aparte de estar a oscuras por las noches». El primer edil también criticó que desde las administraciones se quiera promocionar el turismo de interior «cuando contamos con unas infraestructuras tercermundistas».

Más noticias del temporal en la provincia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La ORA en Alicante

Calendario laboral y escolar 2019/2020

Calendario laboral 2020 en la Comunidad Valenciana

Calendario Laboral 2020 de Alicante

Aquí tienes a tu disposición todos los días festivos en Alicante, así como el calendario escolar 2019/2020.