08 de noviembre de 2019
08.11.2019
Contenido exclusivo para suscriptores
Miguel López esta tarde llegando al juzgado para conocer el veredicto.

La magistrada del caso Sala convoca al acusado y a las partes

En esta ocasión se ha llamado también a Miguel López (acusado de asesinar a su suegra), lo que hace prever que podría ser para dar a conocer el veredicto

09.11.2019 | 01:33 Un artículo de

Después de tres días de deliberaciones la magistrada encargada del Caso Sala ha convocado al acusado y a las partes para hoy a las cinco de la tarde de este domingo electoral. Esto se hace antes de que se cumpla el plazo para la tercera prórroga. Cabe destacar que, a diferencia de la primera convocatoria, en esta ocasión también se ha llamado a Miguel López (acusado de asesinar a su suegra), lo que hace prever que podría ser para dar a conocer el veredicto.


Esto ocurre después de que ayer sábado se siguiera sin veredicto después de cerca de treinta horas de deliberaciones. Las seis mujeres y los tres hombres que componen el jurado popular que está juzgando a Miguel López por el crimen de su suegra, la viuda de expresidente de la CAM Vicente Sala, han pasado su tercera noche en el hotel en el que están concentrados hasta que alcancen un acuerdo sobre si el acusado disparó o no a María del Carmen Martínez en el negocio de automoción que regentaba causándole la muerte.

La jornada de ayer volvió a ser una dura prueba para los nervios tanto del sospechoso y su entorno como de las acusaciones, la pública y la particular que ejerce el abogado Francisco Ruiz Marco en nombre del hijo mayor de la víctima. La mujer murió el 9 de diciembre de 2016 debido a los dos disparos que recibió en la cabeza y por los que su yerno se enfrenta a una petición de pena de más de 24 años de prisión.

El jurado comenzó a deliberar ayer al filo de la nueve de la mañana, hizo un paréntesis a las 15 horas para comer y volvió a concentrarse de nuevo una hora después en el edificio judicial de la calle Pardo Gimeno, donde se ha desarrollado el juicio.

Sobre las 20 horas se comunicó a las partes que el veredicto no se iba entregar ayer y que hoy volverían de nuevo a reunirse para continuar con el debate, aunque no abandonaron la sede judicial de inmediato, lo que hace pensar que continuaron deliberando durante más tiempo.

Un día de alta tensión que venía precedido de una noche anterior de infarto, cuando la presidenta del tribunal, la magistrada Francisca Bru, convocaba a las partes poco antes de las 22 horas.

Un fallo que no gustó a la juez

La juez hizo este llamamiento después de que el tribunal popular le comunicara que había llegado a un acuerdo sobre la responsabilidad de Miguel López en los hechos que se le imputan. Un veredicto que no fue del agrado de Bru quien, al amparo de los artículos 63 y 64 de la Ley del Jurado, reclamó a los jurados que subsanasen una serie de deficiencias que había detectado.

El acuerdo se presentó a la magistrada cuando el jurado llevaba más de doce horas de unas deliberaciones que comenzaron el jueves por la tarde y para las que disponen de un total de seis días. De no concretar en ese tiempo si el acusado es o no culpable de la muerte de su suegra, el tribunal se disolvería, tendría que elegirse otro y celebrar de nuevo el juicio.

Aunque los plazos son interpretables, lo que sí se ha contabilizado ya es la primera de las tres devoluciones que la magistrada puede hacer del veredicto antes de tener que cambiar el jurado y repetir la vista oral.

Motivar los contraindicios

Los presentes en la comparecencia del viernes por la noche, que se celebró a puerta cerrada y a la que no fue convocado el acusado, explicaron, a preguntas de los periodistas, que la magistrada había detectado «una serie de errores» y que «había dado instrucciones al jurado» para que resolviera «algunas dudas» que tenía. Aclaraciones que tendrían que ver con el grado de motivación de los contraindicios valorados el jurado.

Tras entregarles el cuestionario que los jurados tienen que responder para alcanzar el veredicto, la juez les apuntó, entre otras indicaciones, que es preferible ver a un culpable en la calle que a un inocente en prisión.


La jornada electoral entra de lleno en las deliberaciones

La jornada electoral se ha metido de lleno en la deliberación del jurado del caso Sala. El aislamiento que deben tener los jurados hasta que dicten el veredicto se verá dificultado por el hecho de que el edificio de los juzgados de Pardo Gimeno, donde están recluidos, es sede de un colegio electoral. Fuentes judiciales indicaron que se ha previsto adoptar las medidas necesarias para garantizar la incomunicación del tribunal e impedir el acceso a la zona de las deliberaciones. Además, las seis mujeres y tres hombres que forman parte del jurado tienen derecho a votar, por lo que, de solicitarlo, podrán ir a sus respectivos colegios electorales con escolta policial para participar en los comicios y después volver, salvo que emitan el veredicto antes del cierre de los colegios y puedan hacerlo entonces.