07 de septiembre de 2019
07.09.2019

Una carrera contrarreloj para llegar a tiempo hasta el receptor adecuado

Los equipos médicos deben extraer, realizar las pruebas de compatibilidad y transportar los órganos en cuestión de horas

06.09.2019 | 23:33
Un quirófano de un hospital de la provincia, en una imagen de archivo.

n Una carrera contrarreloj. Esto es lo que viven los equipos médicos de las Unidades de Coordinación de Trasplantes cada vez que se registra una donación. El trabajo de estas unidades consiste en detectar a los pacientes que ingresas en el hospital, con pronóstico grave, y son aptos para donar, por el tipo de patologías que padecen o por el buen estado de los órganos. «No es una tarea sencilla porque aunque todos seamos donantes, no en todos los pacientes que fallecen se pueden extraer los órganos. Lo normal es que se traten de pacientes que fallecen en un hospital, generalmente en la Unidad de Cuidados Intensivos. También depende mucho de la enfermedad que tenga el posible donante (en los casos de fallecimientos por infecciones, por ejemplo, quedan descartados automáticamente, al igual que los enfermos de cáncer). Las circunstancias del fallecimiento y otras muchas cuestiones médicas también deben tenerse en cuenta», señala. Sorprendentemente, «la edad no es un problema, siempre que los órganos estén sanos. Aquí hemos llegado a tener donantes de hígado con casi 90 años», explica.

Además, no todos los pacientes donan todos los órganos, pues puede darse el caso de que el corazón, quizás el más difícil de extraer porque para su idoneidad para ser trasplantado tiene que cumplir una serie de requisitos más estrictos, no se pueda donar pero sí se puedan extraer los hígados, córneas, pulmones e incluso piezas óseas.

En principio, a la hora de buscar donantes, los más apropiados y, por tanto, los casos más comunes, con aquellos pacientes que fallecen debido a una muerte encefálica o una asistolia controlada. En el primer caso «tenemos más margen de tiempo para hablar con la familia, porque es un proceso que suele durar varios días y podemos hablar con ellos tranquilamente. Es una decisión muy difícil, que se toma en momentos de mucha tensión y de mucha angustia, por lo que desde aquí agradecemos enormemente a las familias que deciden seguir adelante con la donación», señala la doctora Baeza.

El tiempo es fundamental, pues «los corazones en cuestión de horas debe extraerse, hacer las pruebas de compatibilidad y encontrar a un receptor en el que se pueda insertar, que puede estar en la otra punta de España. Por tanto, el traslado se realiza «por tierra, mar o aire, por donde haga falta», señala la doctora Anna Baeza, una de las coordinadoras de la Unidad de Trasplantes del Hospital General de Elche.


Nevera

Los órganos se extraen en quirófano y se insertan en un recipiente estéril, para después meterlos en una nevera que «es como la que pueda tener cualquier persona en casa, para ir a la playa», señala. Así, se envuelve el órgano en hielo, para preservarlo, se precinta la nevera, para asegurar que todo el contenido permanece estéril, y se envía a destino.

Los órganos que más tiempo aguantan son las córneas, que pueden conservarse hasta cerca de dos días, en un recipiente especial, antes de ser transplantadas. En el caso de los riñones, por el ejemplo, el plazo de reduce a unas 24 horas, explican desde el hospital ilicitano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2019/2020

Calendario laboral 2018 en la Comunidad Valenciana

Calendario Laboral 2019 de Alicante

Aquí tienes a tu disposición todos los días festivos en Alicante, así como el calendario escolar 2019/2020.