15 de julio de 2020
15.07.2020
Información

El Ayuntamiento repara la bomba de impulsión de aguas residuales de Castalla Internacional

La actuación ha requerido de unas estrictas medidas de seguridad dados los trágicos antecedentes del arreglo del pasado enero

15.07.2020 | 13:42
Profesionales reparando la bomba.

El Ayuntamiento de Castalla ha culminado la reparación de una nueva avería en la bomba de impulsión de aguas residuales ubicada en la zona residencial de Castalla Internacional. La estación de bombeo, que está localizada en la calle Oviedo, ha vertido aguas fecales y también agua proveniente de un manantial de la zona en la vía pública unos días, hasta que se ha detectado la avería. El Consistorio ha intentado desde entonces dar solución al problema, si bien ha sido imprescindible la participación de personal experto con equipos técnicos especiales para acometer los trabajos con total garantía de éxito, tal y como ya ocurrió el pasado mes de febrero. En este sentido, el Alcalde de Castalla, Antonio Bernabeu, ha manifestado que "desde el gobierno municipal hemos sido totalmente conscientes de la necesidad de reparar lo antes posible esta avería. Se trata de una actuación delicada que ha requerido de unas estrictas medidas de seguridad para llevarla a cabo de una forma segura para trabajadores y vecinos".

En concreto, esta avería en la bomba impide que las aguas residuales sean impulsadas de manera adecuada hasta la depuradora de Castalla Internacional. Por esta razón, las aguas se han desbordado y han aparecido en algún registro de las calles de la zona residencial.

Desde el mismo momento en que se notificó el mal funcionamiento de la bomba de impulsión, los técnicos del Ayuntamiento se pusieron en contacto con la empresa Hidraqua, encargada de la gestión del agua en el municipio, que a su vez contactó con una empresa especializada para resolver el problema de la rotura. Por otro lado, durante todo el fin de semana, un camión de limpieza ha trabajado en el punto problemático para extraer los vertidos y trasladarlos a la depuradora. Este vehículo especial se encargó de llevar las aguas residuales desbordadas durante las jornadas del viernes, sábado y domingo y evitar que alcanzaran las calles y parcelas cercanas de la urbanización.

Es importante destacar que se trata de una actuación "muy delicada", como ha reconocido el primer edil castellut. Dos fontaneros fallecieron el pasado mes de enero durante los trabajos de reparación en esta misma bomba de impulsión, un suceso que conmocionó al municipio de Castalla. Las características de la actuación hacen necesario que los técnicos de la empresa especializada lleven a cabo los trabajos en medio de unas estrictas medidas de seguridad, utilizando equipos de protección individual (EPI) muy singulares, trípode para descender al punto concreto donde se encuentra la avería y diferentes equipos de ventilación que garanticen en todo momento la seguridad de los operarios implicados en los trabajos. Los trágicos antecedentes de enero, ha explicado Bernabeu, han llevado al Consistorio a actuar "con todo el rigor y la prevención que la situación requiere, por el bien tanto de los trabajadores como de los residentes".

Los problemas con la bomba de impulsión acabarán con la construcción de la nueva depuradora para Castalla Internacional. Los trámites se aprobaron en pleno municipal el pasado 27 de mayo y en estos momentos las obras se encuentran en fase de licitación. Con el nuevo equipamiento, las aguas irán a la depuradora sin necesidad de ser impulsadas por ninguna bomba, a causa de la fuerza de gravedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído