07 de enero de 2020
07.01.2020

Los fabricantes lanzan una guía para reforzar la seguridad de los juguetes conectados

La iniciativa cuenta con la colaboración del Instituto Nacional de Ciberseguridad

07.01.2020 | 12:19
El presidente de la AEFJ, José Antonio Pastor

Los juguetes conectados y Smart toys están comenzando a ser una constante en las cartas de Reyes de los niños españoles que, inmersos en una sociedad digital, miran con agrado estos productos que incrementan las posibilidades de juego y les dotan de un gran atractivo.

Conscientes de esta realidad la oferta de este tipo de juguetes se amplía cada vez más con diseños más sorprendentes y propuestas innovadoras que despiertan el interés y curiosidad de los niños.

No obstante, la ciberseguridad de este tipo de juguetes, al igual que en su día lo fue y lo sigue siendo la seguridad física de los juguetes, es el requisito principal desde el mismo momento de conceptualización y diseño de un juguete.

En este contexto, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes han publicado la guía 'Ciberseguridad en Smart Toys' con el objetivo de garantizar un adecuado nivel de seguridad en el diseño y la fabricación de los juguetes conectados, además de concienciar a los padres y educadores en el uso seguro y responsable de estos dispositivos por parte de los menores.

Los juguetes que incorporan conexión a Internet y funcionalidades de inteligencia artificial tienen la capacidad de comunicarse con otros dispositivos, al igual que la de conectarse a diferentes servicios de la Red. Esta nueva situación puede poner en riesgo la privacidad y seguridad, tanto del menor, como de su entorno familiar.

Con el objetivo de mitigar los posibles riesgos derivados del aumento de productos conectados, INCIBE, a través del servicio Protege tu Empresa, ha recogido en esta guía las principales medidas de protección que debe incorporar todo fabricante durante el ciclo de vida de un juguete, desde su creación, hasta el momento en que deja de prestar soporte, incluyendo el tratamiento de la información generada tras su uso. Algunas de ellas son: la realización de evaluaciones de privacidad o la implementación de estándares de seguridad.

En este sentido, el contenido de la guía se desglosa en seis grandes bloques: qué riesgos y vulnerabilidades se pueden encontrar en los smart toys; qué medidas de seguridad se deben implementar en su fabricación; qué mecanismos de seguridad debe incorporar el juguete; cómo garantizar el cumplimiento de las leyes de protección de datos; y cómo incluir la ciberseguridad en las aplicaciones móviles y en los sitios web que los fabricantes ponen a disposición de los usuarios.

Los juguetes conectados combinan juguete tradicional con juego a través de dispositivos móviles o tablets, cada vez más demandados y presentes en el día a día de los niños. Este tipo de juguetes ofrecen gran jugabilidad, fomentando el razonamiento lógico, la imaginación y la coordinación permitiendo una gran interactividad.

En 2018 y con el objetivo de explicar y dar más información a los consumidores de juguetes conectados, AEFJ y el Instituto Nacional de Ciberseguridad elaboraron una guía destinada a los consumidores con consejos que madres y padres deben tener en cuenta a la hora de adquirir y disfrutar de este tipo de juguetes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente