03 de octubre de 2018
03.10.2018

Prueba del ADN a la calavera de l'Alqueria

El Ayuntamiento pide análisis para obtener datos del cráneo y los dos fémures que aparecieron incrustados en un muro de la antigua casa consistorial

02.10.2018 | 22:07
El alcalde de l´Alqueria d´Asnar muestra el cráneo que apareció incrustado en el muro del antiguo ayuntamiento.

El Ayuntamiento de l'Alqueria d'Asnar ha solicitado pruebas de ADN y de carbono 14 para la calavera que apareció incrustada en uno de los muros de la antigua casa consistorial, donde en breve se va a inaugurar un museo sobre el papel de fumar. La pretensión municipal pasa por obtener datos de la persona a la que perteneció tanto el cráneo como también los dos fémures situados justo al lado.

Tal y como adelantó en su momento este diario, las obras de rehabilitación llevadas a cabo en el antiguo ayuntamiento de l'Alqueria d'Asnar trajeron consigo una sorpresa. Los operarios, con el objetivo de eliminar las humedades en el inmueble, empezaron a picar las paredes, lo que permitó descubrir un muro que parecía muy antiguo, por lo que se requirió a los servicios de arquitectura de la Diputación para que realizaran un seguimiento. Pero lo más impactante todavía estaba por llegar, porque al continuar picando, a una altura de unos dos metros y medio, apareció en el citado muro, incrustado entre las piedras que lo conforman, nada más ni nada menos que un cráneo humano junto a dos fémures.

Desde un principio se ha especulado con que el muro en cuestión podría tener sus orígenes en el siglo XV, y que la calavera procedería de una hipotética cripta situada en los bajos de la iglesia, donde se apoya la antigua casa consistorial. También se ha venido teorizando en relación a que el cráneo y los fémures serían de un niño o una mujer, habida cuenta de su reducido tamaño. Todo ello, en cualquier caso, cuestiones que no han sido confirmadas.

Es por este motivo por lo que el Ayuntamiento ha decidido solicitar las pruebas del ADN y el carbono 14, para tratar de arrojar más luz respecto a la identidad de la persona a la que pertenecen los huesos.

El alcalde del municipio, Jaume Pascual, manifestaba a este respecto que «nuestra pretensión es conocer la antiguedad, el sexo y todos los datos que se puedan obtener a través de estos análisis. Queremos ver si tiene realmente 600 años, y si guarda alguna relación con la iglesia o con la mezquita sobre la que se construyó. Son muchas las incógnitas que persisten, y estas pruebas nos pueden ayudar a solucionarlas».

La petición ha sido trasladada a la Diputación, a que a su vez realizará los trámites requeridos ante los organismos competentes en la materia.

Mientras tanto, la propia institución provincial ultima los detalles para abrir en este inmueble un museo sobre el papel de fumar. Las obras de acondicionamiento del edificio ya han finalizado, así como el equipamiento.

Según Jaume Pascual, resta por instalar todo el material que se va a exponer, incluido un audiovisual. El objetivo es rendir homenaje a esta industria que tanta relevancia tuvo en l'Alqueria d'Asnar, con un museo didáctico que además contará con el aliciente añadido de la calavera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente