15 de junio de 2018
15.06.2018
Alcoy

El Consell veta el uso de la glorieta de los paelleros en la Font Roja por la prevención de incendios

Los visitantes están siendo desviados a la zona de acampada y el entorno del ecocentro por la prevención de incendios - El presidente de la junta rectora considera la medida exagerada

15.06.2018 | 00:00
Uno de los carteles que desvía a los visitantes.

La Conselleria de Medio Ambiente ha vetado el uso de la glorieta de los paelleros de la Font Roja en Alcoy por motivos de seguridad y prevención de incendios. Los visitantes están siendo desviados a las mesas situadas en las cercanías del ecocentro y de los antiguos chalés, así como a la zona de acampada, como opción alternativa para comer al aire libre. El presidente del consejo rector del parque natural, no obstante, considera que esta medida, basada en la normativa actual, es exagerada.

Unos carteles advierten a los visitantes del parque natural, uno de los más concurridos de la Comunidad Valenciana, de que no pueden hacer uso de las mesas y bancos que desde hace muchísimos años están situados en lo que se conoce como glorieta de la Font Roja. Primero se procedió a desmantelar los paelleros, y ahora la zona ha dejado de hacer las funciones de área recreativa.

Los excursionistas que quieren comer en el parque están siendo desviados a las inmediaciones del ecocentro y de los antiguos chalés, así como a la zona de acampada, que según la normativa actual de prevención de incendios sí que cumplen con las condiciones exigidas. Tampoco se puede utilizar la zona situada junto a la carretera de acceso a la Font Roja, antes de llegar a la zona de acampada, que hasta hace bien poco se consideraba área recreativa.

El presidente del consejo rector del parque, Jordi Tormo, resaltaba que «la norma indica que las áreas recreativas tienen que estar a un mínimo de 25 metros de una masa forestal, y la glorieta se encuentra evidentemente debajo de los árboles».

Sin embargo, y aún entendiendo que se trata de una cuestión legal, Tormo considera que se trata de una medida exagerada. «El asunto -explica- suscitó un debate en la última reunión de la junta rectora, y el sentir generalizado es que la normativa ha llegado a unos extremos un tanto exagerados, y que sería bueno cambiarla».

Para el presidente del consejo, «ya que no puede hacerse fuego desde que se desmantelaron los paelleros, no tiene demasiado setido que los visitantes tampoco puedan ni comerse un bocadillo en este lugar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente