03 de mayo de 2017
03.05.2017

Polémica entre El Hormiguero y San Pascual

Las críticas lanzadas al programa por no permitir el acceso a un grupo de discapacitados genera un amplio revuelo en las redes sociales

03.05.2017 | 17:25
Pablo Motos, el presentador del popular programa de Antena 3

Las críticas lanzadas al conocido programa El Hormiguero, de Antena 3, por no permitir el acceso a un grupo de discapacitados del Centro Ocupacional San Pascual de Ibi generó ayer un amplio revuelo en las redes sociales. Los monitores, sin embargo, acabaron rectificando tras reunirse con la productora y constatar que obedecía a motivos de seguridad.

Una monitora del Centro Ocupacional San Pascual de Ibi publicó ayer su «indignación» al no haber podido acceder al programa de Antena 3 El Hormiguero. Según relató a través de facebook, estando de visita en Madrid «tuvimos la iniciativa de participar como público en el programa», por lo que iniciaron los trámites oportunos y «ayer [por anteayer] nos confirmaban nuestra asistencia con total normalidad».

No obstante, y según su versión de los hechos, posteriormente recibieron la llamada para confirmarles el horario, preguntándoles también si había alguna persona con movilidad reducida. Al conocer que se trataba de un grupo de personas con discapacidad intelectual «nos deniegan la asistencia alegando que sólo pueden entrar al plató tres». Cabe destacar que usuarios y monitores de San Pascual ya habían asistido con anterioridad a El Hormiguero, un programa que, según confiesan, es del agrado de los usuarios del centro ocupacional ibense.

Las críticas por el trato «discriminatorio» recibido circularon con rapidez por la redes sociales a lo largo de todo el día de ayer, generando miles de comentarios, y que medios de comunicación de todo el país se hicieran eco de lo sucedido.

Normas de seguridad

Según pudo constatar este diario, la productora del programa que presenta Pablo Motos tiene como normas de seguridad y evacuación permitir el acceso sólo a personas mayores de 16 años y en grupos reducidos de ocho personas, tres en el caso de discapacitados y acompañados de un monitor.

Las estrictas nomas tienen como objetivo garantizar la correcta evacuación del plató en caso de incidente y aseguran la correcta emisión del programa, ya que, según pudo saber este periódico, «es más fácil controlar a grupos reducidos». El uso de materiales químicos e inflamables durante el desarrollo del programa es otro de los motivos que obliga a la productora a extremar las precauciones.

Si bien es cierto que anteriormente permitían el acceso de hasta seis discapacitados y dos monitores, sumando un grupo de ocho, como es lo habitual, un incidente ocasional les llevó a replantear las normas y reducir, aún más, el acceso en estos casos. A modo de solución, y tras presentarse los monitores en las instalaciones de El Hormiguero para pedir explicaciones, se les propuso que participasen como público tres discapacitados y un responsable cada día de los que estuviesen en Madrid. Aún así, todos no podrían haber entrado, ya que sumaban una veintena. La polémica provocó una avalancha de comentarios criticando tanto al programa como a Antena 3 e, incluso, al presentador Pablo Motos en las redes sociales.

Ante esta situación, finalmente ayer por la tarde se reunieron los responsables de El Hormiguero con los monitores del Centro Ocupacional San Pascual y durante el encuentro les amenazaron con emprender medidas legales por «la mala imagen» que estaban dando tanto del programa como del grupo y la productora. Con todo, a última hora de la tarde la responsable de los discapacitados del centro ibense rectificó sus críticas a través de un comunicado en facebook, tal y como le pidió Antena 3, en el que señalaba que «nos gustaría hacer públicas nuestras disculpas» al haberse dado cuenta de que «no entendimos bien las normas». En el escrito reconocía que se reduce a tres personas más un responsable el número de asistentes al programa porque «en caso de ser necesaria una evacuación, el monitor puede hacerse cargo de esas tres personas». Con todo, aseguraba que tras «haber comprendido que el objetivo es garantizar la seguridad del público, sentimos haber generado esta polémica», y concluía con el ruego de que se le diese la misma difusión a este comunicado que al anterior.
Hoy, por último, el Centro Ocupacional San Pascual y la Asociación Comarcal de Personas con Discapacidad Intelectual (ACODIP), han querido dejar claro que como instituciones no han realizado "nunca de manera oficial o extraoficial comentario alguno, nota de prensa, entrevista o manifestación de ningún tipo a través de medios de comunicación, redes sociales... en contra de cualquier programa vinculado a Atresmedia o contra cualquier otro medio de comunicación nacional o internacional".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente