21 de diciembre de 2016
21.12.2016
Gota fría

El Comtat pedirá la declaración de zona catastrófica ante los graves destrozo

Las intensas lluvias han provocado cuantiosos daños en la agricultura, los caminos y algunas infraestructuras

21.12.2016 | 00:11

Los pueblos de El Comtat pedirán la declaración de zona catastrófica ante los graves daños dejados por el temporal. Las intensas lluvias han provocado cuantiosos destrozos en la agricultura, los caminos y otras infraestructuras, en una situación que los municipios, sobre todo los de menor tamaño, no podrán afrontar sin ayudas.

Las intensas precipitaciones registradas en la comarca de El Comtat desde el pasado viernes, con cantidades que llegaron a superar los 600 litros por metro cuadrado en el caso de L'Orxa, han dejado tras de sí un panorama desolador.

La red de caminos ha quedado materialmente destrozada debido a desprendimientos y corrimientos de tierras, al tiempo que se han registrado diversas afecciones en las redes de agua de diversos municipios, así como en las infraestructuras de suministro eléctrico.

También la agricultura ha sufrido el embate del temporal. Pese a que la campaña de recolección de la aceituna ya estaba bastante avanzada, desde La Unió de Llauradors se estima que el 60% de la cosecha de manzanilla pendiente de recolectar ha caído a tierra.

El alcalde de Planes y diputado provincial, Javier Sendra, manifestaba que «hemos asistido a las consecuencias más graves en un temporal de lluvias desde hace muchísimo tiempo. Los ayuntamientos están haciendo un inventario de los daños para a partir de ahí solicitar ayudas».

Mientras tanto, máquinas excavadoras trabajaban ayer para despejar las carreteras, aunque en varias de ellas sólo se podía transitar por un carril. Los bomberos, asimismo, tuvieron que rescatar en helicóptero a un vecino de la pedanía contestana de Benifloret que estaba aislado en una casa por el mal estado de los caminos y se había roto una pierna.

El pantano de Beniarrés, al 78% de su capacidad, seguía desembalsando agua por una de sus compuertas y los sifones inferiores.

En Cocentaina se recomendaba no beber agua del grifo debido a filtraciones en uno de los depósitos, mientras que el tren Alcoy-Xàtiva recuperaba la normalidad tras la la retirada de los árboles caídos el lunes en las vías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente