23 de septiembre de 2011
23.09.2011
40 Años

El turismo rural cierra el peor verano de su historia con una ocupación inferior al 60%

La crisis económica y la fuerte competencia de la costa han reducido las reservas y generado estancias más cortas

23.09.2011 | 02:00
Imagen de un establecimiento de turismo rural situado en el municipio de Banyeres.

Los alojamientos de turismo rural de la provincia han cerrado el peor verano de su historia con una ocupación que no ha llegado a alcanzar el 60%. La persistencia de la crisis económica y la fuerte competencia de la costa han propiciado una destacada caída de las reservas, al tiempo que han generado que las estancias de los clientes cada vez tengan una duración más corta. El sector, pese a las campañas de promoción que está llevando a cabo y el esfuerzo por mejorar sus servicios, afronta el futuro con preocupación.
Los peores presagios se han cumplido y el sector del turismo rural ha terminado el verano con una ocupación que se podría considerar raquítica. La evolución de las reservas a principios de agosto ya hacía presagiar que la cosa no iba a terminar bien, y al final no se ha logrado llenar ni el 60% de las plazas disponibles.
El presidente de la Asociación de Alojamientos Rurales Montaña de Alicante, Juan Salvador Ibáñez, reconocía que este ha sido el peor verano en los cerca de 14 años de historia de la entidad. "A algunos alojamientos les ha ido mejor que a otros, dependiendo de su tipología, pero en conjunto se puede decir que es la campaña más floja que recuerdo", lamentaba.
A la hora de concretar las razones de este fenómeno, Ibáñez hacía referencia en primer lugar a la crisis económica, que se mantiene en el tiempo. Según sus palabras, "la coyuntura económica es muy complicada y no termina de reflotar. Por eso la gente cada vez se lo piensa más para irse de vacaciones, y también protagoniza estancias más cortas".
La fuerte competencia de la costa, asimismo, ha sido otro de los factores que han incidido de forma decisiva en la caída de la ocupación. "Los hoteles de la playa han llevado a cabo ofertas muy agresivas, y eso ha terminado decantando la balanza a favor de ellos", manifestaba Ibáñez, quien a su vez resaltaba que "para nosotros, pese a que estamos tirando los precios, es muy difícil competir, dado que somos establecimientos más pequeños y tenemos menos margen de maniobra".
Lo sucedido este verano, además, rompe con la leve recuperación experimentada el año pasado, cuando se llegó a alcanzar una ocupación media del 80%. Según el presidente de la asociación, "pensábamos en aquel momento que la crisis empezaba a remitir, pero se ha visto que fue un espejismo y que las cosas, lejos de mejorar, continúan por una senda negativa".

General
La baja ocupación es un fenómeno generalizado en el conjunto de la Comunidad Valenciana e incluso de España, debido a la mala coyuntura económica actual. Según Ibáñez, sólo algunos destinos con más solera y tradición en el sector, como pueden ser los Pirineos, han registrado mayor actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine