17 de mayo de 2011
17.05.2011

Desenfreno más seguro

Las Fiestas viven una multitudinaria Retreta, en la que la Policía Local revisó las cajas con obsequios para evitar riesgos al público

17.05.2011 | 02:00
Desenfreno más seguro

??
El Día de San Jorge, repleto de actos religiosos y procesiones, que obligan a un cierto recogimiento y solemnidad, se ve complementado o mejor abiertamente contrastado con la Retreta, el desfile semicarnavalesco que sale a la calle al filo de la medianoche y que en los últimos años ha devenido multitudinario.
Cuesta creer que a finales de los años ochenta la Retreta estaba literalmente desaparecida; de hecho, en una ocasión solo salió un a filà -un grupo de Bequeteros- y hasta dejó de figurar en el programa oficial. La Asociación de San Jorge tomó cartas en el asunto, las filaes se implicaron y poco a poco el muerto revivió, hasta el punto que hoy tiene más salud que nunca.
Un multitud abarrotaba la calle San Nicolás, y también la de San Lorenzo y el principio de País Valencià, a la hora justa del arranque, a la espera que se produjera un desfile que tuvo características similares al del año pasado en cuanto a composición: multitud de carrozas desde las que se lanzaban todo tipo de chucherías y juguetes, autobuses de dos pisos y alguna discoteca móvil. "La mayoría de las filaes ha participado", subraya el ponente de Fiestas, Jordi Verdú.
El desfile se prolongó hasta pasada la una de la madrugada, en un centro de la ciudad completamente colapsado, y en el que proliferaban los chiringuitos particulares y los montajes festivos, disfrutando de las Fiestas, en la noche más propicia (el Día de las Entradas todo el mundo suele acabar cansado y en el del Alardo, la mayoría ha de trabajar por la mañana) para el desenfreno.
La Retreta, sin embargo, esta vez ha sido mucho más cuidada y, según explicó el presidente Javier Morales, la Policía Local inspeccionó las cajas de obsequios que iban a lanzarse, con el fin de evitar objetos punzantes o cortantes. El año pasado se registró una decena de heridos por esta causa, lo que originó denuncias contra la Asociación de San Jorge, de la que se tuvo que hacer cargo el seguro correspondiente. Previamente, el Casal y el Ayuntamiento habían pedido a las filaes "precaución" con los objetos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine