10 de mayo de 2011
10.05.2011
40 Años
Arden Ibi y Castalla

Los conflictos crean dudas en la Foia

El recuento electoral será especialmente interesante en Ibi y Castalla, poblaciones que han disfrutado de mayorías absolutas aplastantes del PP, pero que han vivido una legislatura atormentada por las discrepancias internas y los conflictos

10.05.2011 | 02:00

En Tibi y Onil, en cambio, apenas se han registrado incidencias.

La Foia de Castalla ha vivido su legislatura más tumultuosa, algo que, además, ha surgido completamente contra pronóstico y en poblaciones en las que el PP tenía contundentes mayorías absolutas; en concreto, hablamos de Ibi y Castalla. Onil y Tibi apenas han sido noticia en estos cuatro años, más allá de acontecimientos puntales y normales.
El electorado ibense apostó en 2007 por el PP, dejando de lado la "experiencia" independiente de ADIi, que casi se quedó en la calle, y otorgó al equipo de Mayte Parra una mayoría aplastante, con 13 concejales de 21. Nadie habría sido capaz de vaticinar en aquel momento que Parra y los suyos estarían cuatro años más tarde contra las cuerdas, cerca del KO y esperando el toque de campana como agua de mayo.
Desavenencias internas, demandas en los tribunales, concejales imputados, otros que dimiten, han sido la salsa de prácticamente cada día. Felicidad Peñalver, Ana Sarabia, José Antonio Onsurbe -grabado, aparentemente, pidiendo dinero a cambio de una contrata- y Rafael Pastor, primo de la alcaldesa, se han visto inmersos en esta vorágine.
La alcaldesa, sin embargo, ajena a todo, ha seguido su labor diaria de contacto con la sociedad, que, a la postre, aporta una clara incertidumbre acerca de cuál puede ser el cariz del resultado electoral, que en muchos corrillos ibenses se da como negativo para el PP.
Que la transición post Juan Rico en Castalla iba a ser difícil se pensaba, pero no se podía calibrar hasta qué punto. José Luis Prats se ha visto inmerso también en batallas internas, que han hecho tambalearse la hegemonía del PP. Campistas contra ripollistas, en este caso, ni el reciente fallecimiento del exalcalde pudo apaciguar los ánimos, con una ruptura total que ha derivado en una candidatura alternativa a la del PP, auspiciada por dirigentes locales de este partido, afines a Ripoll. En este caso no es descabellado considerar un cambio político, dado que los seguidores del exalcalde siguen contando con arraigo social.
De Tibi apenas nada se ha escrito en cuatro años, y de Onil, tampoco, sólo que la marcha de Elisa Ribera ha sido toda una sorpresa, aparentemente sin trastienda política. En una actitud política bastante inusual, Ribera pactó una legislatura y sólo una, y ha cumplido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine