13 de noviembre de 2010
13.11.2010
Alcoy

La Politécnica escritura a su nombre el edificio del Viaducto a los 104 años de su gestación

Una investigación acometida en 2004 desveló que aún pertenecía a la Real Fábrica de Paños y ahora ha sido inscrito en el Registro a nombre del campus

13.11.2010 | 01:00
El edificio universitario del Viaducto fue terminado en vísperas de la Guerra Civil y es uno de los más singulares de la ciudad.

El edificio universitario del Viaducto, uno de los más característicos de Alcoy, es ya propiedad oficialmente de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), después de que se haya podido formalizar la inscripción en el Registro de la Propiedad, según ha podido saber este diario. La medida, concretamente, se materializó el pasado 13 de julio, tras haber sido cedida la propiedad por el Estado, de acuerdo con la normativa que regula las competencias transferidas -en este caso, educativas- a la Comunidad Valenciana.
Que el edificio del Viaducto es de la Escuela Politécnica Superior de Alcoy (EPSA) es obvio para todo el mundo, pero resultó que no lo era. Casi por casualidad, el departamento administrativo descubrió en 2004, que el inmueble pertenecía nada menos que de la Real Fábrica de Paños de Alcoy, la entidad patronal textil que ya existía en 1561 y que dio paso en 1931 a la Textil Alcoyana. El Registro de la Propiedad dejaba constancia, según las informaciones recabadas, de que la adquisición se concretó el 2 de septiembre de 1785, ante un notario de la ciudad.
Evidentemente, en aquella época no existía el edificio actual, sino una finca que fue cedida gratuitamente al Estado -al Ministerio de Instrucción Pública- en 1906, para la construcción de un nuevo inmueble que albergara las dos escuelas, la Elemental y la Superior de las Industrias de Alcoy. El proyecto se ejecutó y concluyó coincidiendo con el inicio de la construcción, que se terminaría en vísperas de la Guerra Civil. De hecho, durante el conflicto bélico fue utilizado para ubicar un Hospital Sueco-Noruego, financiado por los trabajadores de ambos países (no por sus gobiernos, que fueron neutrales oficialmente).
En estos últimos años, sin embargo, la Politécnica averiguó que nunca se hizo oficial la cesión, por lo que el titular aún era la Fábrica de paños. Para regular la situación administrativa, la universidad ha tenido que detallar ante el Registro de la Propiedad los distintos cambios de denominación habidos con el paso de las décadas y la incorporación a la UPV en 1972; igualmente, la transferencia en 1985 de las universidades y sus propiedades del Estado a la Comunidad Valenciana. En ese mismo año, el consejo social de la UPV asumió la gestión de todas las propiedades.
Una vez concretado todo este proceso, el Registrador formalizó la inscripción del edificio a nombre del Estado, pasándola seguidamente a la de la UPV, con lo que ha quedado cerrado el proceso, 104 años después de que se efectuara la cesión.
El edificio ya no forma parte del campus, que se ha trasladado al casco antiguo de Alcoy, concretamente al área industrial de Ferrándiz y Carbonell. En estos momentos, está ocupado por las escuelas de idiomas y de formación de adultos.

Un proceso efímero ante el interés del Ayuntamiento
La Politécnica ha logrado escriturarlo a su nombre, pero con toda seguridad no lo mantendrá durante 100 años, sino que lo perderá a muy corto plazo. Esta circunstancia se fundamenta en que el Ayuntamiento está interesado en lograr la propiedad y para ello le ha ofrecido a la Politécnica unos terrenos que necesita en la zona de La Beniata, destinados a ampliar el área lúdica del campus que está en gestación. Por tanto, todo apunta a que el edificio será transferido en cuanto a su propiedad en los próximos años, pasado de manos universitarias a las del consistorio de Alcoy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente