05 de junio de 2010
05.06.2010

Los afectados de Caja de Alcoy se plantean recurrir la libertad del director general

El colectivo reacciona con indignación a la excarcelación de Llopis e investiga los avales

05.06.2010 | 02:00
Afectados por la quiebra increpan al director general durante el juicio en la Audiencia.

Los afectados por la quiebra de la Caja de Crédito de Alcoy oscilaron ayer entre la estupefacción y la indignación al conocer, a través de INFORMACIÓN, que el director general Jesús Llopis Ferrer ha quedado en libertad tras cumplir 6 meses de la condena de cuatro años de prisión que por insolvencia punible (quiebra fraudulenta) le había impuesto la Audienica de Alicante y ratificado posteriormente el Tribunal Supremo.
El que fuera máximo responsable de la Caja de Crédito de Alcoy, que suspendió pagos en 1993 y luego quebró con un agujero de unos 700 millones de pesetas, dejando sin sus ahorros a unos 1.500 clientes, ingresó en prisión en octubre, tras denegarle la suspensión cautelar del cumplimiento de la condena a la espera del indulto que ha solicitado al Gobierno Central; su hijo y encargado de la sucursal, Jesús Lidiano Llopis, condenado a 3 años por idéntica causa, sigue en prisión, y su sobrina y subdirectora general, Mercedes Llopis, que recibió la misma pena, sí obtuvo la cautelar, por lo que está en libertad a la espera de una resolución del Ministerio de Justicia. A Jesús Llopis se le ha concedido ahora la cautelar atendiendo a su edad y a que ha presentado avales para cubrir su responsabilidad civil.
Los afectados, tras reponerse de la sorpresa inicial, empezaron a contactar ayer con sus abogados, con el fin de analizar la situación y definir una estrategia. En primer lugar, según explicó el portavoz Enrique Rodes, "vamos a estudiarlo todo y a comprobar que el ordenamiento jurídico permite que pueda quedar en libertad; si es así, lo aceptaremos, pero a regañadientes. Nosotros habríamos querido que hubiese cumplido la pena íntegra, porque ya se la habían menguado dos o tres veces, acogiéndose a dilaciones con las que nosotros no teníamos nada que ver. No nos gusta que vuelva a sonreír por las calles porque es un agravio comparativo hacia las personas que siguen sufriendo por su culpa y no han recuperado su dinero", agregó.
Por ello, los abogados de los afectados van a analizar la decisión de Vigilancia Penitenciaria de poner en libertad al ex director general, "y si se puede recurrir, se hará", subrayó Rodes. Tambien "vamos a analizar con detalle qué ocurre con los avales que ha presentado, y a intentar averiguar cuánto dinero nos toca y cuándo lo podremos cobrar".
El colectivo de afectados confía en concretar su estrategia judicial inmediata a lo largo de la próxima semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente