12 de marzo de 2019
12.03.2019

Kellys de Limpiezas Raspeig y Netalia protestan frente a la subdelegación del Gobierno en València

12.03.2019 | 15:27

Estudiantes se suman a la reivindicación de las trabajadoras y alertan de la "situación crítica" que viven los centros educativos

Trabajadoras de Limpiezas Raspeig y Netalia han protestado hoy martes frente a la subdelegación del Gobierno en València, primero, y posteriormente se han sumado a una concentración de estudiantes frente a la Conselleria de Educación para exigir que la administración "no contrate a empresas que no pagan". En este sentido, reclaman "menos palabras y más soluciones" ante la huelga indefinida que mantienen por el impago de nóminas por parte de la empresa adjudicataria del servicio de limpieza en más de 80 centros educativos de la Comunitat.

La jornada de protesta ha arrancado alrededor de las 10.30 horas de este martes frente a la sede de la Subdelegación del Gobierno en València, donde los trabajadores de Limpiezas Raspeig y Netalia -en su mayoría mujeres y en huelga indefinida desde el 18 de febrero- han mostrado pancartas con los lemas 'Menos palabras, más soluciones, Queremos cobrar ya!' y '¡¡Estamos hartos!! Netalia-Raspeig no paga con la complicidad de la administración pública'.

Las empleadas han coreado consignas como "queremos cobrar", "que no contraten a empresas que no paguen", "si fuese público no pasaría", "no trabajamos si no cobramos" y "oye, mamá, las clases están sucias".

El responsable de Limpieza de Efificios y Locales de CCOO PV, Pedro Medina, ha explicado a los medios que todas las trabajadoras tienen pendientes por cobrar febrero y que se arrastran deudas en nóminas de 2018, mientras la "Conselleria de Educación ya ha pagado todo lo que tenía que pagar, está haciendo un esfuerzo, incluso más de lo que en teoría le corresponde". "Lo que no entendemos es por qué la empresa no está pagando a los trabajadores", ha criticado, antes de puntualizar que la situación afecta a trabajadoras no solo de institutos sino también de otras instalaciones públicas como la Subdelegación.

Limpiezas Raspeig y Netalia es, a su juicio, un "desastre de empresa", por lo que no entienden "cómo todavía está limpiando en centros oficiales". Además, ha recalcado que "con el anterior gobierno venía haciendo exactamente lo mismo". "Sabemos la dificultad que hay en la rescisión de un contrato, pero seguimos insistiendo en que por la vía mas urgente posible" finalicen los expedientes que ha abierto la Conselleria y se tomen las "medidas adecuadas", ha pedido.

La intención de la huelga y los actos de protesta es "meterles presión para que sea cuanto antes". Mientras tanto, ha asegurado que todas las trabajadores cumplen con los servicios mínimos, "pero cuando llega una acumulación de suciedad de casi 20 días pues se nota". "Sin limpieza no se puede estar en los centros" y "la calidad de una educación es también la calidad de su limpieza", ha insistido.

Por su parte, la responsable del sindicato de Limpieza de Castellón, Valencia y Alicante Encarna Vila ha denunciado la "mucha presión" que sufren las trabajadoras por parte de los directores de algunos centros, hasta el punto que "las trabajadoras se han puesto a trabajar y están sin cobrar aún". "Esta empresa no lleva ningún criterio a la hora del pago, pero la Conselleria está pagando", ha recriminado.


Un cartel de una de las manifestaciones de las Kellys en Benidorm. Foto:  David Revenga

CONCENTRACIÓN ESTUDIANTIL EN CONSELLERIA

Más tarde, alrededor de las 12.00 horas, ha tenido lugar una concentración frente a la sede de la Conselleria de Educación convocada por el Sindicat d'Estudiants --que ha convocado una jornada de huelga-- y ampas de centros de enseñanza en apoyo a las limpiadoras y para reclamar una solución a la huelga de limpieza en los institutos. A esta protesta también han acudido trabajadoras de Raspeig y Netalia.

Los participantes han mostrado pancartas con mensajes como 'las trabajadoras de la limpieza quieren cobrar, Generalitat culpable, ¡desprivatización ya!'. Han coreado lemas como "obreras y estudiantes, unidas y adelante", "basta ya de empresas privadas", "si fuese pública no pasaría", "menos palabras y más soluciones" y "con basura no se puede estudiar".

El coordinador del Sindicat d'Estudiants, Carlos Naranjo, ha puesto el foco en la "situación critica" de "muchos" centros de estudios con "aulas y patios en condiciones de insalubridad completa". Ha denunciado incluso "casos de ataques de alergia en los centros" que han supuesto que "los alumnos que tienen alergia no pueden estar en clase".

"Pensamos que la responsabilidad completa se encuentra en la Generalitat y Conselleria, que dieron la concesión a esta empresa en 2016 que conocían perfectamente que no pagaba", ha aseverado, antes reivindicar que las trabajadoras "tienen que pasar directamente a personal laboral público". Ha pedido que se garanticen sus "derechos laborales, eliminar la precariedad" y "los salarios de miseria" en un "sector feminizado con un 90% de mujeres trabajadoras" que "se encuentran con salarios de 500 y 600 euros". "Si la empresa rompe la ley, la Conselleria tiene que romper el contrato", ha subrayado.

Una de las limpiadoras, ha lamentado que desde los centros se emplaza a los propios estudiantes y profesores ha ocuparse de la limpieza mientras las trabajadoras mantienen la huelga. "Ayer fui a hacer mis servicios mínimos y el patio estaba superlimpio, los pasillos y el hall, me dio una depresión de ver que no estaban apoyándonos. Me encuentro con que profesoras y alumnas estaban sacando bolsas de basura y limpiando las aulas, que han comprado escobas recogedores y bolsas de basuras", ha lamentado.

"UN PROBLEMA DE GESTIÓN DE TESORERÍA"

Desde la Conselleria, el subsecretario de Educación, José Villar, ha asegurado que la administración autonómica ha "hecho todo lo que era exigible y podía hacer, que era abrir un expediente a la empresa por tal de que se esforzara en hacer los pagos puntualmente".

Ha detallado que el impago de los salarios se debe a un "problema de la gestión de la tesorería de la propia empresa", que "tiene muchos contratos con otras administraciones y lo que está haciendo es derivar los ingresos que recibe de algunas facturas" como las de la Conselleria "a pagar a los trabajadores de otras administraciones".

La regulación bajo la que se hizo el contrato de la Conselleria con la mercantil establece que para rescindir su relación "no es causa suficiente el retraso en el pago de los trabajadores", pero "lo que es causa es el incumplimiento por parte de esa empresa de las prestaciones que tienen que dar", una condición que "sí se está produciendo" a raíz de la huelga de las trabajadoras.

Por ello, se ha abierto un expediente en el que se ha incluido la información derivada de los directores de los más de 80 centros educativos, al que se debe añadir un informe del servicio jurídico para luego "dar audiencia a la parte interesada" durante diez días y, "a partir de ahí hacer un informe con una propuesta de conclusiones que supondrá una propuesta de penalizaciones que van vinculadas a todos los servicios que no se han prestado durante estos 20 días de huelga", ha detallado, para explicar que además esta propuesta debe ser ratificada por el Consell Jurídic Consultiu.

Villar ha señalado también que se ha pedido a los sindicatos que "vigilen el cumplimiento de los servicios mínimos". "Hemos hecho lo imposible para que en la reunión de la asamblea de trabajadores analicen la desconvocatoria de la huelga, porque esta Conselleria está cumpliendo el pago y hemos trasladado a los sindicatos que un servicio esencial como es la educación no puede tener el mismo trato" que otras administraciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook