25 de noviembre de 2018
25.11.2018
Una polémica construcción

Cala Lanuza: Una década en el limbo

La construcción de 127 apartamentos lleva 10 años paralizada y los vecinos denuncian ante Costas el gran impacto ambiental que sufre la playa

24.11.2018 | 22:35
Cala Lanuza: Una década en el limbo

La Cala Lanuza cumple una década en un limbo. Hace ya 10 años que se paralizaron las obras para la construcción de 127 apartamentos turísticos en la zona norte por la quiebra de la promotora, y desde entonces esta polémica promoción permanece inacabada a los pies de la playa, en lo que era una de las últimas zonas vírgenes del litoral campellero. Y generando un problema medioambiental, según los vecinos.

La Gestora de Asociaciones de Vecinos ha presentado sendos escritos ante el Servicio Provincial de Costas del Ministerio de Medio Ambiente y la Conselleria de Medio Ambiente alertando de que estas obras paralizadas están causando graves daños en el arenal, debido a que sigue sin ejecutarse la urbanización del acceso a la playa. Este camino parte en dos el complejo residencial inacabado y los residentes advierten de que las lluvias arrastran restos de las obras y los parches que pone el Consistorio en el vial, lo que está causando un impacto ambiental muy importante en la cala, donde se mezclan la grava y otros materiales ajenos al medio natural con la arena, e incluso denuncian que está cambiando el color de la arena.

El Ayuntamiento anunció hace dos años que iniciaba la ejecución forzosa de las obras para urbanizar el entorno de Cala Lanuza y acondicionar así el acceso, por lo que se iba a pedir la incautación del aval bancario de 500.000 euros la promotora, aunque la Corporación era consciente de que el proceso era complejo al estar la firma en liquidación y advertía de las complicaciones que presentaba.

Pero esto no ha sido posible, ya que la edil de Urbanismo, Mari Carmen de Lamo (Partido del Campello-Podemos) afirma que al estar en concurso de acreedores el Consistorio no puede incautarse del aval ni llevar a cabo la obra, negando que exista pasividad por parte de la Corporación. Por ello, hasta que no se culmine la liquidación no se puede hacer nada. Otra salida sería que una empresa comprara la promoción y terminara así la obra, que a nivel de las casas está prácticamente terminada y lo que falta sobre todo es realizar la urbanización de las zonas comunes. Varias empresas nacionales y fondos de inversión extranjeros se han interesado en los últimos años por adquirir el complejo, pero sin llegar a cuajar.

En cambio, desde la Gestora de Asociaciones de Vecinos denuncian la «inactividad y pasividad» del Ayuntamiento y han presentado escritos esta semana ante el Ministerio de Medio Ambiente y la Conselleria de Medio Ambiente, alertando de los daños que viene sufriendo la cala y reclamando su intervención para que el Consistorio ejecute de forma subsidiaria el acondicionamiento del acceso.

Los vecinos llevan años exigiendo la ejecución del aval al comprobar la «degradación de la cala, y tanto la actual edil de Urbanismo como el anterior siempre han contestado que estaban en ello», preguntándose «quién es el responsable del daño causado al medio ambiente».

«Desastre ecológico»

La Gestora explica que «los vecinos tenemos una gran preocupación por el futuro de Cala Lanuza, estamos ante un desastre ecológico. Tras los temporales de lluvias, cada año comprobamos como el agua arrastra los restos de la obra junto a la cala que están alrededor del complejo de apartamentos turísticos sin urbanizar, cubriendo la arena de la playa, mezclándose la arena con los restos de obra. Esta obra inacabada ha generado un efecto perjudicial a la costa por la inactividad de la administración local, y por negligencia al no actuar, que ha dejado transcurrir el tiempo sin ejecutar el aval bancario, permitiendo que se deteriore un entorno natural privilegiado». Los residentes alertan de que «la arena de la playa está despareciendo como consecuencia de la escorrentía que durante las precipitaciones transporta las piedras a la cala afectando negativamente a la playa, al ser una rambla natural de agua, y además el color de la arena ha cambiado a gris».

La Gestora afirma que «estamos muy preocupados por la falta de sensibilidad medioambiental de la concejal de Turismo y Medio Ambiente, Cynthia Alavés, y la concejal de Urbanismo, Mari Carmen de Lamo. Es urgente que pongan freno al deterioro de Cala Lanuza, adoptando medidas, entre ellas la ejecución del aval. Entendemos que es incompatible asistir a ferias que promocionen El Campello si las calas no se protegen». Los residentes explican que hace días, tras denunciar ante el Consistorio el mal estado del acceso, operarios municipales volvieron a rellenar con piedras para tapar la escorrentía de las lluvias, lo que después a su vez provoca más aportes ajenos a la playa que cambian su fisonomía.

Réplica

Por su parte la edil de Turismo destacó que el Instituto de Ecología controla la calidad de las playas y rechazó que los arrastres causen un impacto negativo en este arenal en concreto, agregando que los arrastres los sufren también otras calas. Y señaló que lo único que pueden hacer por ahora es reparar el camino de forma periódica, recordando que es un tema de Urbanismo que depende del concurso de acreedores de la promotora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook