10 de julio de 2018
10.07.2018

El salto más peligroso de El Campello

El lugar desde donde se accidentó el domingo un menor al lanzarse al mar es frecuentado por jóvenes que desafían el riesgo

09.07.2018 | 22:50
El salto más peligroso de El Campello
El salto más peligroso de El Campello

El Ayuntamiento asegura que es imposible prohibir el acceso a la zona para evitar estas prácticas, más allá de la cartelería y las multas.

Le llaman «el salto del mopu» por el poste de piedra que hay en el extremo de la zona rocosa. Y es un punto al que acuden chavales sobre todo de El Campello y de otros lugares de la comarca para tirarse al mar. Una peligrosa práctica que se repite año tras año y que es, además, la zona de salto más peligrosa de El Campello junto a la que hay en la cueva del Llop Marí.

El punto se encuentra entre los Baños de la Reina de la Illeta y el Club Náutico de El Campello y, a pesar del riesgo, tiene continuos visitantes que desafían el peligro de una zona rodeada de peñascos para arrojarse al mar.

Ayer, grupos de jóvenes que suelen acudir a los Baños de la Reina y también al «salto del mopu» para «disfrutar» del mar tirándose desde las rocas hablaban de la mala suerte que había corrido un chico el día anterior.

La fatalidad quiso que el domingo se produjera un grave accidente. Un joven de unos 14 años quedó inconsciente tras saltar al mar y golpearse la cabeza contra las rocas. Tuvo que ser rescatado por los bomberos y se encuentra en el Hospital General de Alicante con pronóstico reservado, según apuntan fuentes hospitalarias.

La concejala de Playas de El Campello, Cynthia Alavés, lamenta el suceso y reconoce que «el disgusto nos lo hemos llevado todos». Explica que al menos en los tres últimos años no se han producido accidentes graves en las distintos zonas de saltos desde los riscos que hay en el municipio. Dato que corrobora la Policía Local, que apunta que éste es el accidente más grave que se ha producido en los últimos años. Ese mismo punto fue escenario de un trágico suceso ocurrido hace unas tres décadas, cuando el coche donde se encontraba una pareja se despeñó desde ese risco y ambos murieron.

La Policía es consciente de que se producen resbalones, raspaduras y pequeñas roturas de las que normalmente los accidentados no dan parte.

Por su parte, la concejala advierte de que tirarse desde las rocas está prohibido y, a pesar de ello, es consciente de que las zambullidas se producen porque es una práctica muy antigua en El Campello. «Es imposible de controlar», añade, a la vez que apela a la responsabilidad.

La concejala de Playas hace hincapié en que existen carteles que advierten de que es peligroso tirarse al agua desde las rocas por riesgo de lesiones y añade que la Policía Local acude para evitar estos saltos. Y, de hecho, suponen multas si ven a alguien hacerlo. Pero es imposible un control constante.

«La gente se baña en todos los sitios. En esa zona hay un cartel que pone que es peligroso zambullirse por riesgo de lesiones. Se toman las medidas necesarias, pero luego pasa lo que pasa», admite.

Una situación de impotencia para el Ayuntamiento de El Campello que no ha previsto ninguna medida extraordinaria tras el accidente. La concejala reconoce que las playas están abiertas y es imposible ponerles coto. «No podemos vallarlas. Ese no es sitio para bañarse porque es una zona peligrosa porque hay rocas. No se ve el fondo y hay rocas». Y anuncia una campaña en las redes sociales para advertir del peligro que tienen estos saltos, «pero más allá de eso no podemos hacer mucho.

Como todos los días, un grupo de chicos de entre 14 y 15 años de El Campello aficionados a los saltos compartía en sus redes sociales desde bien temprano la noticia del accidente que habían leído en INFORMACIÓN. Algunos de ellos aseguraban que no iban a volver a tirarse de ese punto, pero otros dos amigos admitían que van a seguir haciéndolo. «Hay que tener cabeza para saltar. Nosotros saltamos donde no hay rocas», decían ayer mismo. Reconocen que realizan prácticas peligrosas, pero sostienen que lo hacen calculando el riesgo antes de tirarse. «Lo máximo que nos pasa son planchazos de cara o de espalda y roces», relataba uno de los chicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook