19 de mayo de 2018
19.05.2018
Mutxamel

El Ayuntamiento inicia la restauración de la Font de la Torre Vigia de Arcadi Blasco

La escultura, que fue inaugurada en 2001, no había sido acondicionada desde entonces y tiene capas de suciedad y cal en su superficie

18.05.2018 | 23:01
El restaurador Jose Vicente Bonete y el edil de Cultura, Rafael García, junto a la Font de la Torre Vigia.

El Ayuntamiento de Mutxamel ha iniciado la restauración de la fuente del artista local Arcadi Blasco que se ubica en la rotonda inicial de la avenida Carlos Soler, la arteria principal del municipio. El Consistorio ha tomado la decisión de rehabilitar esta escultura que se inauguró en 2001 y que, en los 17 años que han transcurrido desde entonces, nunca se había acondicionado.

El encargado de llevar a cabo los trabajos es Jose Vicente Bonete, un restaurador recomendado por el Instituto Valenciano de Restauración que ya ha trabajado en otras ocasiones con el Consistorio para la rehabilitación de los cuadros de la iglesia de El Salvador.

En concreto, los trabajos se centran en la limpieza química y mecánica de la superficie de la fuente que, con el paso del tiempo, ha acumulado suciedad por el efecto de la cal del agua, por las sales de la humedad y por la polución, ya que se encuentra en una glorieta muy transitada por los vehículos. En la intervención se están utilizando productos que no dañan la pieza, que está confeccionada con barro cocido y que simula una torre vigía de la huerta tradicional.

Tal es la acumulación de suciedad en la fuente, que la cal ha cubierto la mitad de las letras que se encuentran en la parte superior de la escultura en las que se puede leer el nombre de Arcadi Blasco y el año de construcción de la Font de la Torre Vigia. Asimismo, los colores han perdido tonalidad y viveza, dos cualidades que se esperan recuperar, así como las marcas de cantería que Blasco grabó en la superficie.

Jose Vicente Bonet especificó que uno de los problemas con los que se ha encontrado es que se trata de una superficie porosa y que no está vidriada, por lo que la cerámica «actúa como una esponja absorbiendo la suciedad».

Tras estos trabajos de limpieza y adecuación, que se espera que tengan una duración de un mes, el Ayuntamiento de Mutxamel llevará a cabo limpiezas periódicas para mantener la fuente en buen estado y no tener que volver a llegar a realizar intervenciones tan específicas. Así, el restaurador Jose Vicente Bonet considera que sería positivo actuar una vez al año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook