08 de mayo de 2017
08.05.2017

El milagro de la vida

Una treintena de jóvenes cumplieron ayer con el ancestral ritual del Pa Beneit. Las «clavariesses» llevaron en sus cabezas los pesados panes quemados por el centro de La Torre de les Maçanes hasta la Iglesia

07.05.2017 | 21:16
El milagro de la vida
Las jóvenes torruanas suben a la Iglesia con los panes quemados sobre sus cabezas para su bendición y posterior reparto entre los asistentes.

Según la tradición, las centenares de personas que ayer degustaron el pan místico tienen garantizada la salud y la fertilidad.

Más de un millar de personas asistieron ayer al Pa Beneit de La Torre de les Maçanes, un ritual ancestral declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial por la Generalitat que, según la tradición, previene enfermedades e invoca la fertilidad. Este acto constituye el ritual más antiguo que se conserva en la provincia y representa un espectáculo único en el que esta pequeña localidad de l'Alacantí se vuelca, mima y conserva intacto, y que se remonta a la Grecia Antigua.

El rito, enmarcado dentro de Les Festes de Sant Gregori y que se repetirá mañana, día del patrón, arrancó poco antes de las 11.00 horas con la recogida de los panes por todo el pueblo y la concentración de las cerca de 30 «clavariesses», jovenes torruanas, según la tradición doncellas, en el puente. Desde allí, junto con sus acompañantes, los «llumeners», y ataviados todos con los trajes tradicionales, desfilaron hasta la Iglesia de Santa Ana, llevando las mujeres los pesados panes quemados, de unos seis kilogramos, sobre sus cabezas. El pan de la vida.

Tras la misa en la que se bendijeron estos panes místicos, centenares de personas recibieron una porción del pan quemado y de agua bendita, para prevenir enfermedades e invocar la fertilidad, según la antigua creencia. Al acto acudió, entre otras personalidades, el diputado nacional de Compromís Joan Baldoví.

Este ritual, declarado en 2014 BIC Inmaterial por la Generalitat, constituye una de las pocas manifestaciones que quedan en España de los rituales medievales de ofrendas de panes místicos, aunque su origen es pagano y se remonta a la Grecia Antigua, hace entre 2.000 y 3.000 años. El Pa Beneit ha llegado hasta nuestros tiempos cristianizado por la intervención salvadora del patrón Sant Gregori, que en 1658 libró a La Torre de les Maçanes de una plaga de langostas, según la tradición.

Por todo ello se trata de una ofrenda pagana, que con el transcurso del tiempo se cristianizó y pasó a ser ofrecida al patrón. Y al margen de su simbolismo religioso, constituye un majestuoso ritual donde la principal protagonista es la mujer en el momento de su iniciación o consideración como tal.

Las fiestas patronales de La Torre siguen hasta mañana, día del patrón, en el que se volverá a celebrar el Pa Beneit, ya que el día tradicional del ritual es el 9 de mayo, y se repite el domingo más cercano para facilitar la asistencia a un acto que gira en torno a la vida: salud, edad fértil y procreación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook