24 de febrero de 2012
24.02.2012

El Almendro desaparece del paisaje de Xixona tras un siglo como símbolo del sector

La demolición de la antigua factoría entra en su recta final tras la retirada de la cubierta de amianto y las fachadas

24.02.2012 | 01:00
La antigua fábrica de El Almendro ya está prácticamente derribada y deja ver un paisaje insólito del casco urbano de Xixona.

El casco urbano de Xixona empieza ya a ofrecer una visión inédita en prácticamente un siglo. La cubierta y las fachadas -salvo la que da a la calle La Torre de les Maçanes- de la antigua fábrica de El Almendro han desaparecido y la demolición ha entrado en su recta final. Es cuestión de días que pase definitivamente a la historia una empresa fundada en 1883, cuya fábrica se construyó en 1921 y cuya producción se fue de forma definitiva a Sonseca (Toledo) en 2006. Su enorme factoría era un icono claramente visible al entrar al centro urbano desde Alicante o al circular por la variante. Ahora sólo quedan poco más que escombros.
Después de la compleja retirada de la cubierta, que retrasó los trabajos por la aparición de amianto -un elemento nocivo que requiere un desmantelamiento especial-, las obras se han acelerado y ya queda poco de esta emblemática fábrica donde llegaron a trabajar 800 personas en una sola temporada. Tras la demolición habrá que retirar los escombros y vallar la zona.
Hay que recordar que fue el Ayuntamiento de Xixona el que instó a la promotora que se quedó con la propiedad de la parcela, de 17.000 m2, a proceder a su demolición por motivos de seguridad, ya que se trataba de una enorme fábrica en la que se entraba la gente a pesar del peligro que suponía por su situación de abandono.
La mercantil tenía licencia de demolición desde hacía casi cinco años y aunque por el momento no se plantea a corto plazo levantar los edificios de viviendas que proyecta en esta privilegiada parcela, accedió a la petición del Consistorio e inició el derribo el pasado mes de septiembre, cuando Xixona empezó a despedirse de un símbolo del sector del turrón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook