18 de noviembre de 2011
18.11.2011
Xixona

La ampliación del instituto permite aumentar su alumnado en un 65%

La obra finalizada ahora tras más de 12 años de reivindicaciones también ha liberado espacio en los colegios, que hasta el pasado mes de junio acogían a los tres primeros cursos de Secundaria

19.09.2011 | 02:00
Imagen del inicio del curso en el IES de Xixona tras su ampliación.

Tras más de doce años de reclamaciones, lucha y retrasos de la Conselleria de Educación, la ampliación del instituto de Xixona es ya una realidad. Más de 400 estudiantes pisaron la pasada semana por primera vez unas instalaciones renovadas y ampliadas que han permitido la incorporación de los alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO al instituto, lo que supone un 65% más de alumnos respecto al pasado año. De unos 260 estudiantes se ha pasado a cerca de 430, unos 170 alumnos más que el curso anterior.
"Xixona ha dejado por fin de formar parte de la lista de municipios que todavía no habían incorporado a estos alumnos al Instituto por falta de espacio", explicó la concejala de Educación, Mª Teresa Carbonell, que acudió el miércoles al centro a compartir el inicio de este curso.
"Es obligación de las administraciones colaborar para que la enseñanza se imparta en las condiciones adecuadas y para ello es indispensable, entre otras cosas, acabar con las aulas prefabricadas", añadió en referencia a cursos anteriores.
El IES de Xixona ha contado con barracones desde hace casi una década por la falta de espacio y el curso anterior se impartió por completo en prefabricadas, debido a las obras de ampliación.
En cualquier caso, la concejal de Educación lamentó que la ratio de estudiantes se haya elevado a más de 30 alumnos por clase en algunos casos, algo que hacía tiempo que no pasaba y que va en detrimento de la calidad de la enseñanza.
La incorporación de estos alumnos al instituto incide de manera directa también en los tres colegios de la localidad, que estaban muy saturados y que podrán disponer durante este curso de mejores condiciones al recuperar aulas y despachos que habían tenido que destinar a dar clase para ubicar, por ejemplo, biblioteca, sala de informática o de música. El coste de la actuación ha sido de 7,3 millones y tras años de espera y retrasos por fin es una realidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook