09 de junio de 2010
09.06.2010
Agost

El granizo merma la producción de uva hasta un 70% y deja en el aire el futuro de las vides

Los daños obligaron a los agricultores a podar las parras para sanear la madera y algunos incluso decidieron arrancarlas

09.06.2010 | 02:00
El granizo merma la producción de uva hasta un 70% y deja en el aire el futuro de las vides

Malos tiempos para la agricultura en Agost. La granizada que cayó en la provincia el pasado 3 de mayo ha mermado la producción de uva en el municipio hasta un 70 por ciento, aseguran desde Asaja.
El responsable de seguros agrarios de la agrupación, Antonio Gascón, afirmó que el pedrisco ha causado "un daño mortal" a la agricultura, ya que ha afectado tanto a la producción como a la madera. De hecho, los cultivadores han tenido que podar las ramas para sanear la madera "y tratar de que haya algo de cosecha".
Según los datos que maneja la Asociación de Jóvenes Agricultores, el pedrisco fue "tan fuerte" que hay propietarios que han perdido el 100 por cien, aunque la media estimada es obtener una producción del 30 por ciento de lo que sería una cosecha razonable.
Los seguros han evaluado la situación y han realizado la declaración de siniestro a todos los agricultores, alrededor de un centenar. El problema es que el seguro es una ayuda, "pero sólo paría en parte los daños".

Inversiones
De hecho, los dueños de plantaciones se han visto abocados a realizar una serie de inversiones, dados los daños. "Hay que tratar la planta, esperar a la segunda brotación, la madera este año se ha perdido y hay que realizar también tratamientos en ella, en resumen, son gastos que se hacen para intentar que se salve", explicó Gascón.
Pero hay algunos que han cortado por lo sano y han decidido arrancar directamente las vides, lo que deja en el aire el futuro de una de las producciones de uva embolsada más importantes de la provincia. "Estamos cansados ya, la situación es insoportable", afirmó un afectado.
Esta situación se produce precisamente cuando la situación económica en Agost es preocupante, con unos datos del paro en la agricultura que no dejan de crecer. Así, mientras que en mayo de 2009 el número de parados en el municipio era de 177, de los cuales 27 pertenecían a este sector, en mayo de 2009 la cifra pasó a 415 y 29 respectivamente, mientras que el mes pasado ascendió a 472 y 49.
El Ayuntamiento forma parte de la mesa de trabajo que se constituyó en el Vinalopó para unificar la petición de ayudas tanto a la Generalitat Valenciana como al gobierno central. El alcalde, Antonio Pérez, solicitó la declaración de zona catastrófica porque las perdidas "fueron cuantiosas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook