07 de junio de 2010
07.06.2010

El Campello: odisea sobre ruedas

Esquerra Unida ha denunciado la odisea que supone moverse por la población en silla de ruedas

07.06.2010 | 02:00
Nieves en una parada de bus sin arcén en la antigua N-332.

Carrera de obstáculos. El Campello es un municipio muy amplio, con numerosas urbanizaciones y donde existen muchos problemas de accesibilidad para discapacitados. Esquerra Unida ha denunciado la odisea que supone moverse por la población en silla de ruedas. Las imágenes hablan por sí solas.

Paradas de autobús sin acera ni marquesina, bordillos insalvables para cruzar por un paso de cebra, aceras que llevan a ningún sitio o están bloqueadas por señales, farolas u otros objetos. Moverse por El Campello en silla de ruedas puede ser más difícil de lo que uno piensa, y cada día lo sufren decenas de personas.
Este medio ha podido comprobar los obstáculos que existen, cuya situación denuncia Esquerra Unida, que lamenta las barreras arquitectónicas a las que se enfrentan diariamente los residentes que tienen que desplazarse en silla de ruedas.
EU explica que en El Campello se incumple la Ley de la Generalitat sobre Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas. Este partido recuerda que la normativa "establece que el trazado y diseño de los itinerarios públicos destinados al tránsito de peatones se adaptará a esta ley. Así como lo ya existente, que tendrá que adaptarse gradualmente a las determinaciones y criterios básicos establecidos".
Las deficiencias son múltiples: ausencia de rampas en decenas de aceras; aceras en mal estado, angostas y con obstáculos; faltan muchos bordillos por rebajar y mucha pintura antideslizante que aplicar para cumplir la Ley.
Jesús, que lleva en silla de ruedas a su mujer Mari Nieves, así lo confirma. "Hay obras nuevas que sí que hacen accesibles las zonas, como marca la Ley, pero otras no. Así lo llevamos viendo desde hace 20 años. Un ejemplo de esto es el Rincón de la Zofra o la calle San Bartolomé, recién reurbanizada. Otras situaciones son cuando hay unas obras y no se terminan, lo cual constituye otra barrera arquitectónica. Algunos concejales deberían subirse un día a una silla de ruedas para comprobar por lo que pasamos continuamente en El Campello".
Carmen, otra discapacitada que utiliza la silla de ruedas para desplazarse a cualquier sitio, lamenta que "en El Campello las trabas son constantes y da igual que hagan reformas, porque muchas veces lo dejan igual o peor que estaba". EU recuerda que se está vulnerando la Constitución por esta discriminación "por falta de medidas contra las barreras arquitectónicas".
Desde el Consistorio reconocen que existen muchos obstáculos, hay mucho que hacer y la trama urbana es muy amplia, pero aseguran que en todas las obras se incluye la eliminación de barreras y que se trabaja en seguir mejorando. Recuerdan además que la obligación no es que todos los itinerarios a un sitio sean accesibles, sino que haya al menos una ruta alternativa viable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook