05 de octubre de 2008
05.10.2008
Información
ALTO Y MEDIO VINALOPÓ

Las consultas por enfermedad mental en niños y adolescentes crecen un 20%

La USMI abre 1.300 historias clínicas en dos años con déficit de atención e hiperactividad como trastornos más comunes

05.10.2008 | 02:00
Imagen del área de salud mental de un centro alicantino

a USMI, la Unidad de Salud Mental Infantil de Elda que da cobertura a pacientes de 0 a 18 años del Alto y Medio Vinalopó, ha aumentado un 20% su actividad durante el primer semestre de 2008 respecto al mismo periodo del año anterior, pasando de 2.500 a más de 3.000 consultas. Entre enero y junio el psiquiatra ha realizado concretamente cerca de 800 visitas, el psicólogo unas 600; la enfermera más de 1.100 y el trabajador social ha sobrepasado las 600.
La mayoría de las patologías que llegan a consulta tienen su origen en trastornos por déficit de atención e hiperactividad. Según explican los profesionales de este servicio, "son problemas que se dan más en el sexo masculino que en el femenino y que tienen mayor incidencia en la época infantil, aunque también se da en la adolescencia". Respecto al tratamiento los especialistas indican que "el farmacológico es muy efectivo, pero que además hay que trabajar tanto con la familia del paciente como en el colegio". Sobre las razones de este aumento en la demanda sanitaria no hay todavía conclusiones claras aunque las causas están siendo objeto de estudio. Lo cierto es que esta unidad, puesta en marcha hace dos años por la Conselleria de Sanidad, ha abierto ya más de 1.300 historias clínicas con el objetivo de atender los problemas psiquiátricos de niños y adolescentes de todo el Departamento de Salud 18.
El personal de la USMI incide en la importancia de realizar un diagnóstico temprano de la patología. En este sentido reconocer los síntomas es fundamental. Por eso explican que "en la hiperactividad lo más característico del niño es que es exageradamente activo, como si fuera un motor que está en continuo movimiento. No escucha y le cuesta mantener la atención, incluso en las actividades lúdicas". Según los expertos, "uno de los problemas es que como son niños muy inquietos, incapaces de centrar la atención, existe la posibilidad de que se produzca un retraso escolar ya que esta incapacidad para centrarse va a hacer que su rendimiento sea menor".
Tres son los síntomas básicos que acompañan a este tipo de disfunciones: el déficit de atención, la hiperactividad y la impulsividad, aunque también es habitual que en unos pacientes predomine una de estas áreas por encima de las otras. Lo más común es la hiperactividad e impulsividad. "A pesar de ello -y según aclaran los profesionales de la USMI de Elda- los cuadros de ansiedad y fobias, trastornos depresivos, trastornos generalizados del desarrollo y autismo, trastornos de la alimentación y algunos cuadros psicóticos, también son trastornos que suelen verse cada vez con más frecuencia en consulta".

Coordinación
Los especialistas de esta unidad se ocupan también de la coordinación con el sistema educativo a través de los servicios psicopedagógicos y con los servicios sociales, municipales y territoriales de la zona. También se reúnen periódicamente con el Servicio de Neuropediatría del Hospital General de Elda-Virgen de la Salud. "Hay que tener en cuenta en este sentido que el hecho de que un menor acuda a la USMI para pedir ayuda a su problema no siempre va a partir de los padres, sino que puede ser aconsejado por su pediatra, por el personal docente del colegio o instituto donde cursa estudios o por los servicios sociales de su municipio". Precisamente en la coordinación, vigilancia y eficacia de todas estas áreas estriba el éxito en la detección y tratamiento de la enfermedad mental infantil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook